El mayor escrachador del reino, Pablo Iglesias, dice ahora ‘¡nene pupa!'

Jarabe democrático para Pablo Iglesias ‘Pinocho’

Pablo Iglesias pidió ‘jarabe democrático’ para los de arriba, para las élites.

Ahora, ya en el Gobierno, el líder de Podemos se queja y amenaza cuando los escraches se producen frente a su casoplón serrano.

La razón de las quejas del vicepresidente segundo del Gobierno socialcomunista es que los ciudadanos han decidido protestar «por el autoritarismo del Gobierno a las puertas de su casoplón de 1,2 millones de euros en Galapagar».

Ese Iglesias , el mismo que se emocionaba al ver cómo pateaban a un policía frente al Congreso de los Diputados en una manifestación, no hace tanto proclaba que la gente de abajo tenía que recetar ‘jarabe democrático’ a los de arriba, a las élites».

Ese «jarabe democrático» consistía en los escraches.

Las citas son incontables, pero quiza baste recordar que en 2013 decía: «A mí me hace mucha gracia que algunos partidos critiquen los escraches y los abucheos organizados a ciertos políticos (…) Lo que está claro es que algunos ciudadanos están hasta el gorro de algunos de sus representantes y de los escasos medios de participación democrática de nuestro sistema».

«Hacía falta que se viera en los medios a la gente pidiendo cuentas a las élites. Lo que los politólogos llamamos accountability (rendición de cuentas). Es lo que han conseguido los escraches, en una palabra, democratizar los debates políticos».

Siete años después, Iglesias está en el sillón de vicepresidente del Gobierno y ya no le hacen tanta gracia.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído