UN DESTINO MUY COTIZADO EL DE LA MANSIÓN DE LOS 'MARQUESES MORADOS'

La Guardia Civil tiene un chollo en la ‘garita’ de Pablo Iglesias: cinco agentes han ascendido a sargento y ya hay cola para ir a Galapagar

Los funcionarios de la Benemérita tienen muchas horas muertas en puestos de vigilancia como el de la casa del líder de Podemos y así pueden ir preparando sus exámenes para subir de rango

La Guardia Civil tiene un chollo en la 'garita' de Pablo Iglesias: cinco agentes han ascendido a sargento y ya hay cola para ir a Galapagar
Pablo Iglesias y la garita de la Guardia Civil en la puerta de entrada de su casoplón en Galapagar.

Es, ahora mismo, el puesto más cotizado y codiciado dentro de la Guardia Civil.

Todos los agentes que ambicionan subir en el escalafón de la Benemérita se están rifando el poder estar vigilando la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero en la localidad serrana de Galapagar, en el norte de Madrid.

Y no se debe, contrariamente a lo que pudiera parecer, a las comodidades del lugar en el que deben de estar alojados los efectivos, ya que se trata de una simple garita, un espacio reducido que da para lo que da.

Amén, por supuesto, de recordar que los inicios de este servicio en la vivienda de los líderes de Unidas Podemos no fue el más adecuado, sin luz, sin calefacción, es decir, pasando y sufriendo todos los rigores del frío inviernal.

No, lo que realmente hace atractivo ese desplazamiento hasta la casa de los ‘marqueses podemitas’ es que apenas tiene carga de trabajo y eso es aprovechado por quienes tienen ganas de prosperar dentro del Cuerpo (y cobrar más pasta a final de mes) para ir preparando con tranquilidad las oposiciones internas.

De hecho, cinco de los miembros de la Benemérita que han tenido la ocasión de efectuar las labores de vigilancia en ese puesto ya han logrado su ascenso a la categoría de sargento.

Cierto es que en estos días de caceroladas, con vecinos de la zona y otros manifestantes venidos de otras zonas de Madrid, no han sido los más apacibles para poder repasar nada. Pero lo normal es que la tranquilidad sea el denominador común para quienes tienen que pasar en la garita varias horas sin tener realmente vigilancia que efectuar.

LOS BENEFICIOS DE SERVIR EN PUESTOS MUY RECÓNDITOS

Agentes de la Guardia Civil que prefieren preservar el anonimato comentan al diario El Español el por qué de las ventajas de este destino y de otros similares como aeropuertos de pequeño tamaño o enclaves rurales muy aislados de localidades y núcleos urbanos:

No es extraño. Hay unidades que por su escasa carga de trabajo facilitan un tiempo importante para el estudio. Pasa en más sitios, como cárceles, algún aeropuerto y puestos de la España profunda. Apenas hay unas pocas viviendas en torno al lugar que tienen que proteger. A las pocas semanas, ya conocíamos a los vecinos de Pablo Iglesias e Irene Montero, y por ello la labor se tornó mucho más relajada. Había tiempo para otras cosas.

Y claro, esto, aunque algunos agentes quisieran que no se hubiese destapado el chollo, al final han conseguido levantar la liebre y la casa de los ‘marqueses de Galapagar’ se ha convertido en uno de los destinos más codiciados.

Fuentes de la Guardia Civil reconocen que ahora mismo hay más que codazos por hacerse con uno de los puestos de vigilancia en esa garita:

Ahora mismo hay compañeros en lista de espera para hacer el servicio de Iglesias. Son voluntarios. La llegada de los nuevos habitantes a la zona supuso todo un reto de seguridad.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído