El vicepresidente segundo le echa una mano institucional a Juanma del Olmo

Pablo Iglesias no disimula y promociona desde La Moncloa las mascarillas que vende su dircom

La tienda, 198, ya estuvo en el ojo del huracán por sus ataques a líderes de la derecha o por la utilización indebida de su imagen

Pablo Iglesias no disimula y promociona desde La Moncloa las mascarillas que vende su dircom
Pablo Iglesias, con la mascarilla de la tienda de su director de comunicación, durante la rueda de prensa en La Moncloa.

No tienen ni principios ni mucho menos finales.

La tropa del vicepresidente segundo del Gobierno de España, Pablo Iglesias, cree que pueden hacer de los espacios públicos una especie de mercadillo en la que ofrecer productos de carácter privado.

La última del líder de Unidas Podemos ha sido presentarse en la sala de prensa de La Moncloa para la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del 9 de junio de 2020 con una mascarilla promocional.

Porque, qué duda cabe, no se le afea a Iglesias el hecho de que se presente con las consabidas medidas de protección a lugares en los que difícilmente va a ser imposible mantener esa distancia de seguridad.

Lo que sí que clama al cielo es que el mismo político que se presentó al Consejo de Ministros extraordinario en el que se aprobó el primer decreto del estado de alarma sin la preceptiva mascarilla, máxime cuando su pareja, Irene Montero se había infectado del coronavirus en la manifestación feminista del 8-M, o que fue pillado en un supermercado de Galapagar sin cubrise boca y nariz, se presente ahora con una mascarilla con mensaje.

Porque al vicepresidente segundo del Gobierno socialcomunista no se le ocurrió mejor montaje que prestarse a promocionar las mascarillas de la empresa de su director de comunicación, Juanma del Olmo.

La empresa textil, llamada 198, ha fabricado unas mascarillas de corte antifascista, republicano y también a favor de la sanidad pública, que es precisamente la que Iglesias lució durante la rueda de prensa.

El coste de esas mascarillas, de las que hay varios modelos, tiene un coste de 7.95 euros.

Viendo como funcionan en el gabinete socialcomunista, no sería de extrañar que en cualquier momento el encargasen desde el Ministerio de Sanidad la fabricación masiva de esas protecciones y que, posteriormente, las convirtieran en los modelos no solo oficialmente homologados, sino hasta de obligado uso para todos los ciudadanos, so pena de 100 euros de multa.

UNA TIENDA MUY POLÉMICA

Precisamente, la marca ‘198’ ya saltó a la actualidad, y no precisamente por la calidad de los productos ofertados, sino por sus mensajes polémicos y la utilización, cuando menos grotesca, de la imagen de determinados líderes políticos.

Por ejemplo se usó como gancho la imagen del presidente de VOX, Santiago Abascal, para poner en el mercado una camisetas republicanas sin que siquiera se le hubiese pedido el preceptivo permiso al político vasco.

También este establecimiento virtual fue el que impulsó los famosos lemas contra el hoy alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a los que ‘rebautizaron’ como ‘Carapolla y Caracoño‘.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído