Laura Wachter alega que ella solo se dirigía a misa y que simplemente se aproximó a la zona al ver la protesta

Multan a una ciudadana con 600 euros por pasar tres veces frente al casoplón de Iglesias con la bandera de España

Un efectivo de la Guardia Civil se acercó a la afectada asegurándole que la multa no iba a tener recorrido y que quedaría anulada

Multan a una ciudadana con 600 euros por pasar tres veces frente al casoplón de Iglesias con la bandera de España
Laura Watcher, la bandera española y el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero. PD

Surrealista, dantesco, tétrico, esperpéntico, censor, bolivariano, totalitario…

La lista de epítetos con la que se puede definir a la decisión de multar a una ciudadana por pasar por delante del casoplón de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar con la bandera de España resulta casi infinita.

Pero esta es la ‘nueva normalidad’ que pretende implantar el Gobierno Sánchez, la de cercenar como sea la libertad de expresión de los españoles y forzarles a comulgar con el catecismo socialcomunista.

Laura Watcher, que así se llama la afectada por esta tan arbitraria como injusta medida de tener que aflojar 600 euros del ala (aunque todo hace indicar que la sanción será retirada en cuanto se recurra la misma) por un gesto que a nadie puede molestar, salvo que sea la alergia a los símbolos patrios que siempre ha confesado tener el líder de Unidas Podemos, no sale de su asombro.

Y es que, además, ella no tomaba parte de las concentraciones ante el chalet de la pareja podemita, sino que acudía a la parroquia de San Antonio de La Navata y simplemente, al ver tanta gente protestando frente a la vivienda de Iglesias optó por acercarse. ¿Su error, si así puede definirse? Llevar una bandera de España.

En declaraciones al diario La Razón este 13 de junio de 2020 comenta que se quedó en shock cuando recibió la notificación de la Guardia Civil:

Me parece de locos, en la vida me había ocurrido esto. En las observaciones detalla que se me ha multado por pasear tres veces por el lugar de la denuncia en un periodo corto de tiempo, llevando reivindicaciones en la vestimenta. ¿Qué tipo de delito he cometido? Claro que llevaba una bandera de España, pero eso no puede suponer un castigo. Si no recuerdo mal, la libertad de expresión sigue existiendo en nuestro país pese a que muchos quieran silenciarnos.

Laura insiste que aquello no se trataba de ninguna manifestación ni convocatoria organizada, sino de una protesta espontánea, al estilo de las que a lo largo del confinamiento se han producido, por ejemplo, en Núñez de Balboa. Los participantes en estas protestas nunca fueron amonestados y, por eso, esta madrileña no entiende el porqué de su sanción.

Todavía no sé la cuantía exacta, porque tras la sanción es la Administración la que debe comunicarlo, pero al parecer son 600 euros. Aun así, uno de los guardias civiles que estaba allí se me acercó y, como me vio alterada, me dijo que no me preocupara, que al final esto quedaría en nada y no tendría que pagar ninguna multa.

La ciudadana sancionada recuerda como han cambiado las tornas y como ahora a Pablo Iglesias no le gustan los escraches, aunque ella subraya que no se trató de ningún acoso:

Aunque así hubiera sido, me gustaría recordarle al señor Iglesias que ellos fueron los primeros que comenzaron a realizar estos actos contra miembros del Partido Popular hace años. Ahora nos quiere multar a los demás por ejercer nuestra libertad.

Asimismo critica el despliegue policial ante el chalet de los ‘marqueses de Galapagar’:

Hay camiones de antidistubrios. Yo creo que se han equivocado y donde deberían estar es en Cataluña. Ah, y encima quien estaba dando órdenes a los guardias civiles era el famoso Julio ‘El rojo’. He contado varias decenas de guardias civiles, y luego a más de 200 metros sigue habiendo vigilancia. Sin contar con la caseta fija que tienen montada al lado de la puerta. Todo eso lo pagamos todos. Por eso me indignaba cuando los podemitas que había también en la zona nos increpaban diciendo que: «‘Menos ir a misa y más pagar nuestros impuestos». ¡Qué sabrán ellos todo lo que pago yo en impuestos! Es una vergüenza, yo solo les recuerdo tanto a Iglesias como a su esposa, que ahora son ellos los que están bebiendo del jarabe de la democracia.

Lo que tiene claro es que a ella no la van a amedrentar:

Lo que han hecho es un abuso de poder total, y no lo digo por los guardias civiles –que ellos no hacen más que cumplir con las órdenes de sus superiores–. Es más, te digo que algunos ya están hartos de tener que estar ahí de guardaespaldas de Iglesias y familia.

Y sentencia que, a pesar de lo desagradable que supone el momento de tener que identificarse, ella piensa volver:

A pesar del incómodo momento de tener que facilitar a la autoridad su identidad, pues te hacen sentir como un delincuente, estoy deseando coger de nuevo la bandera de España para apoyar la defensa del país. Siempre lo haré de manera pacífica, aunque a algunos les moleste y quieran que nos quedemos en casa sin hacer nada.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído