Casi 40 presos de ETA están siendo acercados a País Vasco

Marlaska desprecia a las víctimas del terrorismo, mientras ayuda a tres etarras con delitos de sangre

La Asociación de Víctimas del Terrorismo solicitó una reunión urgente al ministro, que ha sido ignorada

Marlaska desprecia a las víctimas del terrorismo, mientras ayuda a tres etarras con delitos de sangre
Fernando Grande-Marlaska PD

Fernando Grande-Marlaska sigue premiando a los etarras.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, del Ministerio del Interior, autorizó la progresión al tercer grado y traslado directo al País Vasco de otros tres presos de ETA, dos de ellos con delitos de sangre.

En concreto, se trataría de los etarras Sebastián Echaniz Alcorta, Jesús Martín Hernando y Oier Urrutia González.

El ministro socialista mantiene su ayuda a los presos de ETA, haciendo oídos sordos de las quejas y peticiones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

Una organización que transmitió a Grande-Marlaska su “asombro, indignación, tristeza y estupor”, al ver cómo “poco a poco se acerca más el objetivo del entorno de ETA, que es el de vaciar las cárceles».

El ministro de Pedro Sánchez tampoco hizo ningún caso a la petición de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de mantener una reunión “de carácter urgente”.  Al contrario, apresuró las decisiones a favor de los tres enjuiciados etarras.

¿Quiénes son los etarras premiados?

Sebastián Echaniz Alcorta ingresó en prisión el 21 de diciembre de 2002.

Cumple una condena de 30 años por varios asesinatos, atentado, robo con violencia y utilización ilegítima de vehículo de motor.

El Tribunal Supremo confirmó su condena en 2006 por participar junto a los integrantes del ‘comandando Vizcaya’ José Antonio Borde Gaztelumendi y Enrique Letona Viteri Masillas en el asesinato en 1981 del guardia civil jubilado Joaquín Gorjón González en Basauri (Vizcaya).

También fue condenado por matar ese mismo año al teniente coronel retirado de la Guardia Civil Luis Cadarso y por participar en la vigilancia y posterior atentado mortal contra teniente coronel del Ejército Ramón Romeo Rotaeche en Bilbao en 1981.

Echaniz cumple condena además por el atentado en Sestao en 1982 en el que murieron Cristina Mónica Illarmendi, Agustín Martínez Pérez y Alfonso Maside Bouzo, así como otro en el que perdió la vida José Aybar Yáñez.

El segundo beneficiado por la medida de Marlaska es Jesús María Martín Hernando, alias ‘Txus’.

Fue condenado por colaborar en el asesinato del exsargento mayor de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea en 1993. Ingresó en prisión el 29 de octubre de 2010 y cumple una condena de 18 años y un día por atentado y utilización ilegítima de vehículo de motor.

El tercer etarra, Oier Urrutia González, ingresó en prisión el 5 de abril de 2009 y cuenta con una condena de 14 años por pertenencia a organización terrorista y depósito de armas y municiones.

40 ‘beneficiados’

La cifra de presos que han sido llevados hasta cárceles vascas se aproxima a los 40. Un total de 39 ya han tenido ese ‘privilegio’ y, con perdón por el término, lo más sangrante es conocer de primera mano algún ‘ilustre’ nombre que se ha beneficiado de esta medida impulsada por el Ministerio del Interior.

El más significativo es el caso de uno de los secuestradores del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara que el 11 de junio era acercado al País Vasco.

Julián Achurra Egurola, ‘Pototo’, mantuvo en un zulo perfectamente disimulado dentro de una nave industrial de Mondragón a Ortega Lara durante 532 días. Fue condenado por ordenar y proporcionar el dinero y el material necesario para el secuestro del funcionario burgalés.

Sin embargo, para Marlaska, las espeluznantes imágenes del secuestrado, totalmente demacrado, ya han pasado a mejor vida y ahora prefiere hacerle el caldo gordo al nuevo socio de Sánchez, a EH Bildu.

Precisamente, de lo que se queja la AVT es que Marlaska les ha engañado con bonitas palabras que no se corresponden luego con los hechos. Aseguran que en una reunión mantenida con él durante el verano de 2018:

Nos dijo que no iban a ser acercamientos generalizados, sino puntuales, y terroristas con pocos años pendientes de cumplir. Sin delitos de sangre.

El presidente del Gobierno lo remarcó unos días después, en una de sus primeras comparecencias al frente del nuevo Ejecutivo:

ETA fue derrotada por la democracia y, en consecuencia, lo que tenemos que plantear como Gobierno, esa es nuestra responsabilidad y para eso pido apoyo de la Cámara, es revisar la política penitencia y adecuarla a una nueva realidad, siendo empáticos, por supuesto, con las víctimas del terrorismo.

Visto el trato ofrecido hacia el secuestrador de Ortega Lara queda claro cuál es la empatía del Gobierno Sánchez, hacerle guiños a los herederos políticos de ETA.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído