El nerviosismo del partido de extrema izquierda llevó a medidas exageradas

Así vivió Galapagar la debacle electoral de Podemos: detenciones, amenazas y multas de 600 euros por ‘festejar’ ante el chalet de Iglesias

El exlíder del Partido Comunista salió de la ‘mansión’ de Pablo Iglesias para encararse y amenazar a los vecinos que protestaban contra el vicepresidente

Así vivió Galapagar la debacle electoral de Podemos: detenciones, amenazas y multas de 600 euros por 'festejar' ante el chalet de Iglesias
Protesta en el chalet de Pablo Iglesias PD

La debacle electoral de Podemos se sintió con fuerza en la lujosa localidad de Galapagar.

Un grupo vecinos fueron, el 12 de junio, al chalet de Pablo Iglesias para ‘festejar’ los nefastos resultados del partido de extrema izquierda en las elecciones autonómicas de Galicia y País Vasco.

Una situación que generó un gran nerviosismo dentro del chalet de los ‘marqueses’ y que terminó con una represión directa contra los manifestantes que mostraban su rechazo al vicepresidente segundo.

El momento de máxima tensión se vivió cuando el exlíder del Partido Comunista Español (PCE), Enrique Santiago, salió del chalet para encarar y amenazar personalmente a todos los españoles que manifestaban pacíficamente.

En las imágenes, difundidas a través de las redes sociales, se puede ver cómo Santiago se encara con los ciudadanos. Ante sus protestas, señala a uno y le reconoce que “a ti ya te tengo identificado”.

Sin mascarilla y escoltado por la Guardia Civil, el comunista se encara, señala y acusa a los agentes a los manifestantes que le gritan “fuera comunista” o “Viva España”.

Incluso, uno de los vecinos le recuerda que “a mí, no me señales. A día de hoy puedo grabar a quien yo quiera”. En este sentido, da a entender que aún no se aplican leyes del tipo autoritario como las que han respaldado Santiago y Pablo Iglesias en países como Venezuela, Bolivia o Nicaragua.

Detenciones y multas

Justamente, según confirman a Periodista Digital, la persona detenida por la Guardia Civil en las inmediaciones del chalet de Pablo Iglesias fue a quien Enrique Santiago afirmó tener “identificado”.

El hombre fue detenido por un presunto delito contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, por el descubrimiento y revelación de secretos, recogido en el artículo 197 del Código Penal, cometido al grabar desde el exterior el casoplón del vicepresidente del Gobierno.

Una situación que despertó la indignación de los vecinos de Galapagar, quienes el 13 de julio organizaron una cacerolada en contra de Pablo Iglesias y en defensa de M.F., el vecino detenido por la Benemérita.

Vehículos con banderas de España y con el himno nacional a todo volumen mostraban su rechazo al fundador de Podemos, de quien piden la dimisión inmediata. Sin pasar por alto el recordatorio del batacazo que se llevaron en las autonómicas.

A pesar de ser una nueva manifestación pacífica, volvieron a vivir la represión desde un chalet que solo tolera los ‘escrache’ cuando son para otros.

La Guardia Civil identificó y multó a más de una veintena de personas que acudieron a la cacerolada.

Como indica OkDiario, los agentes les solicitaron, uno por uno, el Documento Nacional de Identidad (DNI) y le han sancionado.

Los ciudadanos han sido multados con una sanción de 600 euros por «la ocupación de la vía pública con infracción de lo dispuesto por la Ley o contra decisión adoptada en aplicación de aquellos por la autoridad competente» (sic), según la denuncia.

Iglesias, cada vez con menos apoyos electorales, está atrincherándose en su ‘mansión’ de Galapagar, donde ya no tolera todas las voces que ‘tocan a su puerta’ para demostrar su descontento ante su gestión.  

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído