Una senadora del PP pone contra las cuerdas a Irene Montero: "Controlar el móvil es violencia machista, ¿sí o no?"

Sofía Acedo Reyes critica a la ministra de Igualdad el silencio atronador de su departamento después de conocerse que Iglesias tuvo en su poder la tarjeta de Bousselham

Una senadora del PP pone contra las cuerdas a Irene Montero: «Controlar el móvil es violencia machista, ¿sí o no?»

La titular del departamento gubernamental recurrió a los clásicos, acusar a los populares de gobernar con la "ultraderecha" y vincular al partido de Casado con las cloacas

El ‘caso Dina’ sigue coleando en la vida política española y, lejos de bajar los decibelios de la bronca parlamentaria, sigue incrementádose el ruido.

En la sesión del control al Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias del 14 de julio de 2020, la senadora del Partido Popular por Melilla, Sofía Acedo Reyes, criticó con dureza el manto de silencio que el líder de Unidas Podemos y a la sazón vicepresidente segundo del Ejecutivo ha arrojado en torno a la ya famosa tarjeta del móvil de la que fuera su asesora en el Parlamento Europeo.

La política conservadora fue a degüello desde el comienzo contra Irene Montero a quien, como ministra de Igualdad, resaltó el silencio de su departamento en un caso claro de control a una mujer, Dina Bousselham:

No hay nada más machista que la actitud del señor Iglesias y la sumisión de todas ustedes.

La senadora del PP resaltaba en su turno de palabra que:

Me resulta increíble el silencio atronador de todas las feministas que nos dicen permanentemente a las demás cómo defender a las mujeres. Me resulta degradante tener que escuchar al señor Iglesias decir que las mujeres tenemos que ser protegidas, menos aún por nuestros jefes.

Y formulaba la gran pregunta:

El control a través del móvil es violencia machista, ¿sí o no?

Ya en plena catarata verbal contra la ministra de Igualdad, Acedo Reyes criticaba uno de los eslóganes que se vertieron en la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020:

Sola y borracha quiero llegar a casa. Llegue a su casa como quiera, pero hágalo con su teléfono móvil y su tarjeta de memoria; que su intimidad esté en sus manos y no en las del señor Iglesias.

Y remachaba con un símil cinematográfico:

Me recuerda usted a la película Durmiendo con su enemigo. Si el príncipe azul no existe, en versión morada tampoco lo va a encontrar.

Irene Montero, descolocada por esta intervención, trataba de salvar los muebles tarifando contra el PP:

Ustedes no han traído hasta esta Cámara ni una sola propuesta y tampoco han apoyado las propuestas de este Gobierno para defender a las víctimas de violencia de genero en los peores momentos de la pandemia.

La titular del Ministerio de Igualdad seguía metiendo carga de profundidad contra los populares y, cómo no podía ser de otra manera, también recurrió al comodín de la llamada, incluir a VOX en sus diatribas:

El feminismo les importa muy poco, por eso gobiernan con la extrema derecha. Su escaso compromiso con el feminismo lo demuestra el hecho de que su portavoz parlamentaria en el Congreso de los Diputados (Cayetana Álvarez de Toledo) niegue públicamente que sólo sí es sí.

Y ya puestos, a falta de argumentos y para terminar de embarrar el debate, Irene Montero se retrotrajo hasta unos años atrás, cuando Jorge Fernández Díaz era ministro del Interior:

Su oposición es tan sucia como las cloacas que se dedicaron a construir mientras gobernaban.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído