LUIS VENTOSO SE PARTE LA CAJA CON LAS PREDICCIONES FALLIDAS DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Los cuatro ‘éxitos’ que TVE y laSexta vendieron sobre Pedro Sánchez y que acabaron en petardazos supremos

Ni el coronavirus ha sido derrotado ni Europa va a regar con dinero gratis las arcas españolas, amén del rechazo a Nadia Calviño para presidir el Eurogrupo

Los cuatro 'éxitos' que TVE y laSexta vendieron sobre Pedro Sánchez y que acabaron en petardazos supremos
Carlos Franganillo (TVE) y Antonio García Ferreras (laSexta), en plenas pilladas en directo.

Tiene miga la tribuna de Luis Ventoso de este 19 de julio de 2020 en el diario ABC.

El articulista se carcajea de los auténticos petardazos que ha protagonizado el Gobierno de Pedro Sánchez después de que desde las terminales mediáticas como TVE o laSexta se vendiera la gestión, a priori, como un éxito sin precedentes.

Ventoso asegura que aún no da crédito a los patinazos del sanchismo después de haber visto en las televisiones del régimen cómo se daba pábulo a la propaganda triunfalista emanada desde La Moncloa:

Dios me libre –uy, perdón por el desliz tardofranquista, quiero decir que el Big Bang me libre– de dudar de la valía y visión de nuestro líder, el providencial presidente Sánchez. Como ciudadano bien macerado en el credo imperante doy por bueno todo lo que anticipan la cadena pública (TVpsoE), la tele al rojo vivo, el CIS que nunca acierta de Tezanos y los medios, tertulianos y chiringuitos web del oficialismo en boga. Confiado en el probado ojo clínico de nuestro «progresismo», confieso que me tragué a pies juntillas todo el catálogo de éxitos que al parecer eran pan comido.

Empieza a relatar cada uno de los fracasos. El primero, la lucha contra el coronavirus. De vender la idea de que el virus ya era historia, a vivir ahora una nueva incertidumbre con los rebrotes:

El 20 de junio, España inauguraba con máxima trompetería gubernamental lo que bautizaron como la «Nueva Normalidad» (que por lo que vamos viendo consistía en que ya es normal que haya tantos brotes como en mayo). Sánchez, exultante, pregonó entonces que el coronavirus había sido «derrotado», gracias a la excepcional gestión del flemático filósofo Illa, la clarividencia científica del doctor Simón (que a finales de febrero todavía no percibía riesgo de un contagio general); y, por supuesto, merced a las 17 emisiones de «Alo Presidente» que nos endilgaron en el encierro.

Recuerda lo que pasó con Nadia Calviño y cómo se propagó a los cuatro vientos mediáticos que su presidencia para el Eurogrupo estaba atada y más que atada:

Leal siempre al «progresismo», también di por bueno que en Europa existía un auténtico clamor para que Nadia Calviño, a la que yo en mi ignorancia supina tenía tan solo por una correcta tecnócrata, fuese elevada a presidenta del Eurogrupo. Incluso me coló aquel esotérico globo sonda monclovita de que la OMC suspiraba por tener como directora a la muy gris ministra Laya.

Así como las palabras de Pablo Iglesias repicadas en TVE o la Sexta sobre que él se hacía cargo de las residencias de mayores en plena crisis del Covid-19:

Por supuesto, cuando el 19 de marzo nuestro vicepresidente social, el de la tarjeta chamuscada de Dina, ofreció una heroica rueda de prensa anunciando que él se hacía cargo de la crisis de las residencias, di por descontado que el drama quedaba solucionado, pues iba a afrontarlo el mismísimo padre putativo del «escudo social».

Y remacha con la imagen generosa que Sánchez vendió en los medios sobre la Unión Europea a la hora de dotar a España de un dinero sin condiciones:

Por último, jamás dudé de lo que nos decía Sánchez sobre la ayuda europea: la UE regaría España con un maná de miles y miles de millones y sin pedir nada a cambio. Regalados sin condiciones, porque a los ahorradores del Norte les encantan los gobiernos manirrotos y con ministros comunistas que quieren costear con fondos europeos el gasto corriente del Estado. Pues sabido es que intentar cuadrar las cuentas es «austericida, antisocial y de ultraderecha».

Asegura, después de hacer un resumen de los palos que Sánchez se ha llevado, pese al triunfalismo vendido por los medios afines, que piensa estar atento a televisiones como laSexta para ver si recupera la fe:

Por eso llevo una semana boquiabierto. El virus había sido oficialmente derrotado… pero tenemos rebrotes en todas las provincias menos en cuatro, quince comunidades han implantado la mascarilla obligatoria y vamos a ritmo de más de 500 contagios al día.

En cuanto a la gloriosa intervención del vicepresidente social en las residencias de ancianos, nunca más se supo. A Calviño no la quisieron en la UE y con lo de Laya, se troncharon en la OMC.

Sobre el maná que nos iba a regalar Europa porque Sánchez es alto, guapo, ecologista, feminista y progresista, ahora resulta que nos marcan condiciones y nos exigen reformas y rigor contable. Lo normal. En fin, que esta noche me voy a arrear una buena panzada de tele al rojo vivo, a ver si recupero la fe…

Moncloa arrastró a Ana Blanco y TVE a su ola de euforia antes de la votación: "Nadia Calviño es la favorita"

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído