El 84% de los ingresos de Podemos tuvieron un origen público, frente a un 16% de origen privado

A Iglesias no le salen las cuentas: un informe oficial prueba que Podemos incumplió la Ley de Financiación de Partidos

El Tribunal de Cuentas también denunció que el partido de extrema izquierda faltó a la Ley Electoral y al Plan de Contabilidad de los Partidos Políticos

A Iglesias no le salen las cuentas: un informe oficial prueba que Podemos incumplió la Ley de Financiación de Partidos
Pablo Iglesias PD

A Pablo Iglesias no le están saliendo las cuentas.

Con el agua de sus ‘cloacas’ hasta el cuello por el ‘Caso Dina y la reciente querella de sus vecinos por acosarles, el fundador de Podemos se enfrenta al Tribunal de Cuentas.

La institución presentó un duro informe contra el partido al encontrar contrataciones no ajustadas a la ley, gastos de seguridad inflados e incorrectos para cubrir en realidad el coste de trabajadores de la sede y gastos electorales irregulares, entre otras deficiencias.

El documento, que aborda la fiscalización correspondiente al ejercicio del año 2016, pone de relieve «incumplimientos de la legalidad» e «irregularidades».

Justamente es el informe del Tribunal de Cuentas que evidencia que Podemos incumplió ese año la Ley de Financiación de Partidos Políticos en varios aspectos.

Según el documento, el partido de Pablo Iglesias incumplió la ley al carecer de una cuenta bancaria específica para el ingreso de las aportaciones que hacen los cargos públicos a las arcas del partido.

Podemos declaró que estos aportaron casi tres millones de euros para financiarlo. En concreto, 2.801.798 euros. Una importante cantidad que fue a parar a distintas cuentas bancarias.

El resto de ingresos de origen privado «provienen fundamentalmente de donaciones privadas» por el valor nada desdeñable de 1.614.808 euros, que se ingresaron en las cuentas del partido -dice- por cuatro vías: «Plataforma de financiación colectiva (crowdfunding), transferencia bancaria o talón nominativo, domiciliación de recibos y tarjetas de crédito».

Pero más allá de estas aportaciones privadas, el informe constata que Podemos vive financieramente, sobre todo, de las subvenciones públicas derivadas de sus resultados electorales nacionales, autonómicos y municipales.

De los más de 28 millones de euros que tuvo como ingresos, «el 84% tuvieron un origen público y un 16% de origen privado».

Los datos rebaten, así, la propaganda del partido que proyecta ante la opinión pública la idea de una formación prácticamente autofinanciada por crowdfunding. De hecho, el informe señala que, en 2016, por este concepto apenas recaudó 120.000 euros.

Otras irregularidades

El Tribunal de Cuentas detectó que Podemos tampoco cumplió la Ley de Financiación de Partidos Políticos en cuanto al régimen de contratación en el partido.

En concreto le reprocha que no tuviera «unas instrucciones internas que regulen los procedimientos de contratación que, conforme a la LOFPP, han de inspirarse en los principios de publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación».

De la terminología se deduce, aunque no cita estos términos, arbitrariedad y falta absoluta de transparencia en las contrataciones que se hicieron en Podemos aquel año.

Llama la atención el apartado dedicado a la «subvención estatal para sufragar los gastos de seguridad». El Tribunal de Cuentas dice que Podemos recibió un total de 384.276 euros en subvenciones para cubrir esos gastos pero le pide que devuelva 320.967 euros  porque la mayoría de gastos declarados como tales no corresponden a materias de seguridad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído