Las presiones internacionales de EEUU se acercan un paso más a la izquierda radical española

¿Por qué la sanción de EEUU a la fiscal general de la CPI pone a Zapatero, Monedero e Iglesias en la mira de Donald Trump?

Mike Pompeo anunció las medidas contra Fatou Bensouda y toda persona que colabore con la fiscal

¿Por qué la sanción de EEUU a la fiscal general de la CPI pone a Zapatero, Monedero e Iglesias en la mira de Donald Trump?
José Luis Rodríguez Zapatero, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero. PD

Estados Unidos sancionó a la Fiscal General de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda.

La Administración de Donald Trump tomó la decisión por los “intentos ilegítimos [de la fiscal general] por someter a los estadounidenses a la jurisdicción [de la CPI]”. En concreto, por forzar la investigación de soldados estadounidenses por presuntos crímenes de guerra en Afganistán.

Mike Pompeo, secretario de Estado, acusó a la Corte Penal Internacional de encontrarse “profundamente rota y corrupta”.

Es importante recordar que, durante los últimos años, Fatou Bensouda, impidió realizar ninguna investigación contra la dictadura de Nicolás Maduro, pese a tener en sus manos 22 causas bien fundamentadas sobre las torturas y crímenes de lesa humanidad realizados por el chavismo.

Sin olvidar que la fiscal es amiga íntima de Haifa El Aissami, hermana del chavista Tarek El Aissami, quien a su vez es acusado de narcotráfico por Estados Unidos y se encuentra en la lista de los 10 hombres más buscados por su relación con el narcotráfico internacional.

Fuentes próximas al Departamento de Justicia de Estados Unidos confirman a Periodista Digital que las sanciones contra Fatou Bensouda suponen un paso más hacia las medidas internacionales que también afectarán a José Luis Rodríguez Zapatero, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero.

Los representantes del PSOE y Podemos no solo promueven y ayudan al régimen chavista en el extranjero, sino que destacan por sus nexos con grupos y figuras peligrosas para la seguridad de Estados Unidos.

“Las sanciones a Fatou Bensouda son una demostración de que no hay intocables. Menos para quienes conspiran en contra de los intereses de Estados Unidos o trabajan para dar oxígeno al régimen de Nicolás Maduro”, afirman a este diario

Es importante recordar que, como adelantó en exclusiva Periodista Digital en marzo de 2020, el Departamento de Justicia de Estados Unidos está estudiando emitir una orden de captura contra Monedero y Zapatero tanto por su apoyo al régimen de Nicolás Maduro, como por sus vínculos con las FARC.

Unos nexos que no están pasando desapercibidos a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), ya que están estudiando la opción de incluirle en las ordenes de captura internacionales que ya comenzaron con la cúpula del régimen bolivariano y que, ahora, se extienden hasta los exlíderes de las FARC.

Otro aspecto a considerar es que uno de los hombres más buscados por la DEA es justamente Hugo ‘el pollo’ Carvajal, quien se encontraba bajo el control del gobierno de Pedro Sánchez y del CNI, pero que misteriosamente escapó en el marco de la alianza política entre el PSOE y Podemos.

Una situación que, por ejemplo, no pareció casual a figuras como Santiago Abascal, quien sospecha que Pedro Sánchez facilitó la huida del narcogeneral chavista para complacer a Pablo Iglesias tras el pacto de gobierno de coalición que han sellado el PSOE y Unidas Podemos. Sin embargo, no fue el único.

El representante de Estados Unidos para los asuntos de Venezuela, Elliot Abrams, afirmó el 13 de noviembre de 2019 que “la fuga de Carvajal es una gran vergüenza para el gobierno de España”. Indignado con los socialistas y comunistas españoles, precisó: «Esperamos que la policía española lo rastree, lo arreste y luego lo extradite a Estados Unidos». Una situación que no ha ocurrido aún y que ha obligado a ceder dicha tarea a la DEA.

Más que sanciones

El abogado William Cárdenas confirma a Periodista Digital que figuras como José Luis Rodríguez Zapatero, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero pueden sufrir algo más que las sanciones de EEUU.

El artículo 25 del Estatuto de Roma constituye una auténtica Espada de Damocles que apunta sobre la cabeza de todos aquellos que han actuado como cómplices, colaboradores y publicistas encubridores del régimen narcoterrorista de Nicolás Maduro y de Hugo Chávez, a sabiendas que era un régimen que violaba los derechos humanos, sin que puedan oponer contra su procesamiento cargo oficial alguno, como lo dispone el Artículo 27 de dicho Estatuto”.

En concreto, el artículo reza que:

“De conformidad con el presente Estatuto, será penalmente responsable y podrá ser penado por la Comisión de un crimen de la competencia de la Corte quien:

  1. c) Con el propósito de facilitar la comisión de ese crimen, sea cómplice o encubridor o colabore de algún modo en la comisión o la tentativa de comisión del crimen, incluso suministrado los medios para su comisión;
  2. d) Contribuya de algún otro modo en la comisión o tentativa de comisión del crimen por un grupo de personas que tengan una finalidad común.

El oro de Zapatero

José Luis Rodríguez Zapatero ha destacado por ser la figura del eterno mediador en los procesos de diálogos estériles que sólo han servido para dotar de oxígeno al régimen de Nicolás Maduro. Sin embargo, el pasado 6 de marzo una defensora de las FARC se fue de la lengua y confesó los negocios secretos del expresidente español bajo la protección de la dictadura bolivariana.

Piedad Córdoba confesó en una entrevista que Zapatero tenía una mina de oro a través de la que se enriquecía con los recursos naturales venezolanos:

“Se lo dije a Rodríguez Zapatero, yo no entiendo esto [la construcción chavista de grandes estadios de béisbol para beneficio personal o del régimen] y me dijo: ‘a todos nosotros nos dieron una mina de oro. Nosotros explotamos y lo que no nos llega por lo nacional [de la mano de la dictadura], nos llega por acá… por ejemplo, acabamos de comprar implementos para minería en China y estamos explotando’”, delató la colombiana que se vio vinculada con los negocios ilegales de las FARC.

Incluso, Piedad Córdoba admitió que es un negocio rentable para el expresidente español: “nos va bien, porque todo el mundo quiere el oro de aquí”. Ante lo beneficioso de sacar el oro venezolano para beneficio propio, la colombiana admitió que también pidió a Delcy Rodríguez que le diese su propia mina de oro para poder “ayudar” a los colombianos. Sin embargo, no termina de explicar si su petición tuvo o no éxito.

Es fundamental recordar que, así como ha venido realizando en Venezuela, Zapatero fue el mediador en 2008 del conflicto de Colombia con las FARC. En este sentido, Estados Unidos confía en que el expresidente español cuenta con importante información sobre los negocios de la cúpula chavista con el narcotráfico y el terrorismo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído