Las imágenes recuerdan a las ocurridas durante el estado de alarma en la misma estación

El Gobierno Sánchez vuelve a descarrilar: los andenes de Atocha abarrotados y Ábalos desaparecido

Una vez más la estación de Madrid se encuentra repleta de pasajeros dentro y fuera de los vagones ante la incapacidad de gestión del Ministerio de Transporte

El Gobierno Sánchez vuelve a descarrilar: los andenes de Atocha abarrotados y Ábalos desaparecido
José Luis Ábalos y el colapso en Atocha PD

El Gobierno de Pedro Sánchez ‘descarrila’, una vez más, en su improvisada gestión de la crisis sanitaria del COVID-19.

En las prisas por confinar a la Comunidad de Madrid, el Gobierno del PSOE-Podemos no cayó en cuenta del peligro para la salud pública de la ‘Operación Fuga’.

Es decir, los centenares de ciudadanos que buscaron salir de la autonomía antes de la aplicación de las nuevas restricciones (sumados a los que se trasladan para ir al trabajo u otros destinos).

En las redes sociales, los viajeros difundieron indignados las imágenes de los andenes de la estación de Atocha colapsados.

El volumen de pasajeros, sumado a unos tiempos de espera de unos 15 minutos entre los trenes, hacen imposible el distanciamiento social.

Una situación que convierte a la estación de Atocha en un punto de riesgo para nuevos contagios del COVID-19. Muchos de los cuáles llegarán a otras localidades debido a la ‘Operación Fuga’ de las últimas horas.

A pesar de las quejas de los ciudadanos, desde el Ministerio de Transporte no se ofrece ninguna solución para reducir los tiempos de espera de los trenes, aumentar la frecuencia o incorporar un sistema que garantice la distancia de seguridad en los vagones y en los andenes.

La desaparición de José Luis Ábalos también genera indignación entre los usuarios de las redes sociales, quienes se cuestionan qué otras actividades más importantes están ocupando su tiempo.

Sin aprender del pasado

No es la primera vez que José Luis Ábalos ve, sin actúar, cómo la estación de Atocha se atiborra de pasajeros durante la pandemia del COVID-19.

El 16 de marzo de 2020, en pleno estado de alarma, el ministro socialista fue incapaz de garantizar un servicio acorde con las necesidades sanitarias de los madrileños.

Al contrario, redujo la frecuencia de los trenes lo que facilitó las aglomeraciones dentro y fuera de los vagones.

«Reduces el número de trenes pero no se ha reducido en la misma proporción en el número de personas que deben ir hoy a sus puestos de trabajo ¿Conclusión? Aglomeraciones en Atocha que habías tratado de evitar el fin de semana. Un sinsentido», denunció un internauta.

«Grandísima idea del gobierno de reducir a la mitad la frecuencia del transporte público. Ayer todos recluidos y hoy apelotonados para ir al trabajo ¿Se han pensado realmente las medidas?». «¿Podéis paralizar el país de una vez? De vergüenza lo de atocha. Estáis jugando con la salud de todos, pero luego bien que ponéis multas por salir a dar un paseo», insistieron en Twitter.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído