El Gobierno PSOE-Podemos intenta desvincular la imagen de EH Bildu y Arnaldo Otegi

Así se arrodilla Pablo Iglesias ante Bildu: «Cuando os independicéis, no nos dejéis solos con los españoles»

Toni Cantó recicló un vídeo de 2013 donde el líder de Podemos apoya la independencia del País Vasco y aplaude el razonamiento de ETA

El Gobierno PSOE-Podemos está intentando desvincular el pasado terrorista de Arnaldo Otegi de su socio EH Bildu.

El mismo día que el pleno jurisdiccional de la Sala Penal del Tribunal Supremo acordó por unanimidad la celebración de un nuevo juicio contra Otegi y el resto de condenados por el ‘Caso Bateragune’, el ministro José Luis Ábalos salió a la defensa pública del líder proetarra.

El también secretario de Organización del PSOE afirmó que así como hay que distinguir las «acciones personales» del Rey emérito y sus supuestas irregularidades fiscales de lo que es la institución de la monarquía, también hay que tener en cuenta se va a procesar a una persona, y no a una formación ni grupo parlamentario.

Una forma de dotar de validez el acuerdo del PSOE con el partido radical vasco que llegó impulsado de la mano de Podemos.

Sin embargo, la rendición de Pablo Iglesias ante EH Bildu y la izquierda radical vasca no llegó con la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), sino que ya se venía poniendo de rodillas desde hace años.

Toni Cantó ‘recicló’ un vídeo de 2013 cuando se puede ver al líder de Podemos en las herriko tabernas apoyando la independencia del País Vasco y respaldando algunos de los objetivos buscados por ETA.

«Hoy no os diré que no nos dejéis solos con los españoles, sino que cuando finalmente os vayáis y decidáis como pueblo os echaremos muchos de menos», afirmó el actual vicepresidente segundo del Gobierno.

Además, aseguró que «el régimen actual es una metamorfosis del franquismo. La Constitución, no instauró la democracia, sino que mantiene a unos poderes que colocaron a las élites económicas y políticas en los principales mecanismos de poder del Estado español».

Totalmente apoyando las teorías de la banda terrorista, llegó a afirmar que «quien se dio cuenta al principio de todo esto fue la izquierda vasca y ETA, porque por mucho procedimiento democrático que haya, hay determinados derechos que no se pueden ejercer en el marco de la legalidad española».

Juicio a Otegi

La decisión de juzgar a Otegi se ha adoptado por el Pleno de la Sala, compuesto por 16 magistrados, en cumplimiento del art. 4.2 del protocolo 7 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que excluye la prohibición de doble enjuiciamiento en supuestos como el que ahora se resuelve.

Dicha decisión se fundamenta también en los precedentes de la propia jurisprudencia de la Sala.

La sentencia es coincidente con el criterio de la Fiscalía del Tribunal Supremo que interesó la celebración de un nuevo juicio para evitar que los hechos quedaran «imprejuzgados».

Este asunto, que en principio iba a discutirse mañana 15 de diciembre por una sala de cinco magistrados, se ha llevado a un Pleno virtual este lunes, en el que la decisión de repetir el juicio contra el histórico líder de la izquierda abertzale se ha adoptado de forma unánime.

El posicionamiento de la Fiscalía, acogido por el Supremo, coincidía también con las peticiones al respecto que realizó en su día la asociación de víctimas Voces contra el Terrorismo.

La defensa de Otegi y de otros juzgados por ‘Bateragune’, por su parte, habían pedido que la nulidad de las sentencias tuviera consecuencias en los registros de penados en los que el líder de Bildu sigue apareciendo.

Al acogerse la petición fiscal, la Audiencia Nacional deberá juzgar de nuevo a Otegi, Rafael Diez Usabiaga, Arkaitz Rodríguez Torres, Sonia Jacinto García y Miren Zabaleta Tellerí por un delito de pertenencia a organización terrorista por el intento de reconstrucción de la dirección ilegalizada de Batasuna.

Penas de prisión

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo anuló el pasado 31 de julio la sentencia de 2012 que les condenó a penas de entre seis años y seis años y medio de prisión por un delito de pertenencia a organización terrorista, siguiendo el criterio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que determinó que la Audiencia Nacional vulneró el artículo 6.1 del Convenio Europeo, ya que entendía el «temor legítimo» de los acusados a una falta de imparcialidad del tribunal.

No obstante, Estrasburgo no vio «ninguna evidencia» que llevara a pensar que en el tribunal había «animadversión personal» hacia los acusados, pero sí que las «dudas» de éstos estaban «justificadas». Así, rechazó «cualquier indemnización para los recurrentes en concepto de daño moral, considerando suficiente la constatación de la declaración de la vulneración del derecho solicitado.

En su sentencia de noviembre de 2018 –que adquirió firmeza en febrero de 2019–, el TEDH consideró que el juicio de la Audiencia Nacional no cumplió con todas las garantías, al formar parte del tribunal la magistrada Ángela Murillo, quien anteriormente, en marzo de 2010, había sido apartada por supuesta falta de imparcialidad en un juicio anterior por enaltecimiento del terrorismo en el que estaba acusado también Arnaldo Otegi.

En aquella vista oral, Murillo preguntó a Otegi si condenaba a ETA y, ante la negativa de éste a ofrecer una respuesta, la juez le dijo que ya sabía que no le iba a contestar.

El Supremo apartó a la magistrada del caso, que ejercía de presidenta del tribunal, al apreciar en ella «prejuicio». La vista oral fue repetida y el exportavoz de Batasuna resultó absuelto en ese procedimiento.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído