El encuentro puede ser una demostración más de cómo el Gobierno de Pedro Sánchez es un aliado del dictador Maduro con la mediación del exlíder socialista

Una reunión secreta entre González Laya y Zapatero despierta al monstruo del ‘Delcygate’ y hace temblar a Ábalos

Ciudadanos exige a la ministra de Exteriores que desvele el contenido de su polémico encuentro con el expresidente, realizado tres días antes de visitar al dictador bolivariano

Una reunión secreta entre González Laya y Zapatero despierta al monstruo del ‘Delcygate’ y hace temblar a Ábalos
Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, José Luis Rodríguez Zapatero y Arancha González Laya PD

El ‘Delcygate’, un monstruo que aterra al Gobierno del PSOE-Podemos por demostrar su nexo con la dictadura de Nicolás Maduro, vuelve a saltar a la palestra.

¿El motivo?, la polémica ‘reunión secreta’ celebrada entre José Luis Rodríguez Zapatero y la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, en febrero de 2020. Pocos días después de la visita de la representante del régimen chavista, Delcy Rodríguez, al Gobierno de Pedro Sánchez.

El partido Ciudadanos exige a Arancha González Laya que aclare los motivos detrás del encuentro secreto con el expresidente del Gobierno. Además, recalca que detalle si se trató la polémica visita realizada a España por la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez.

Para obtener dicha información, el partido de Inés Arrimadas envió una pregunta al Gobierno en el Congreso de los Diputados después de que el diario ABC desvelara que Zapatero se reunió con la ministra de Exteriores tres días antes de su encuentro en Caracas con Nicolás Maduro y en plena polémica por el ‘Delcygate’.

La “vergonzosa” postura de Zapatero

En su pregunta parlamentaria, Ciudadanos aprovechó para criticar la postura de Zapatero respecto a Venezuela, que “lleva años siendo vergonzosa”.

“No sólo ha apostado por la participación de las fuerzas democráticas venezolanas en unas elecciones fraudulentas y controladas por el régimen de Nicolás Maduro, sino que ha mantenido encuentros amistosos con el propio dictador y ha ejercido como su consejero”, ha denunciado el grupo parlamentario en su pregunta al Gobierno del PSOE-Podemos.

Ciudadano destaca que las actuaciones del exlíder del PSOE “son una vergüenza para la imagen y la reputación de España en el mundo y ponen en cuestión el compromiso de nuestras instituciones y de la sociedad española con la democracia y las libertades a ojos de nuestros socios”.

Más que motivos suficientes para solicitar a Exteriores desautorice al expresidente del Gobierno, algo que no ha ocurrido a pesar de su respaldo público a la dictadura chavista.

Por ello, tras recordar que González Laya ha dicho repetidamente que Zapatero habla a título privado y que sus visitas a Venezuela no contaron con el visto bueno del Gobierno, Ciudadanos pide a la ministra de Exteriores que aclare “con qué fin se reunió” con el expresidente del Gobierno el 4 de febrero de 2020.

Así como si se trató “la situación de Venezuela y la posición de España al respecto”.

Asimismo, el partido naranja quiere la jefa de la diplomacia precise si el encuentro tuvo algo que ver con “la visita de Delcy Rodríguez a España, contraviniendo el régimen de sanciones de la Unión Europea que le impedía hacer uso del espacio aéreo europeo o pisar suelo español”.

Por último, piden que se aclare quiénes estuvieron presentes en dicho encuentro, si se intercambió alguna documentación durante el mismo y por qué la ministra no lo hizo público en su momento.

Presiones para evitar un nuevo ‘Delcygate’

Leopoldo López Gil quiere evitar que el Gobierno de Pedro Sánchez, así como cualquier otro de la Unión Europea, repita impunemente un vergonzoso acto como el Delcygate’.

El eurodiputado del PP y portavoz del Grupo Popular Europeo para asuntos de Derechos Humanos, solicitó ante el Parlamento Europeo que el nuevo sistema de sanciones aprobado en diciembre de 2020 por la UE [el ‘Magnitsky Act’] sea vinculante para los 27 estados miembros de la Unión.

Durante una reunión de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, López Gil recalcó que “es un claro avance de la UE para dotarse de un sistema que le permitirá penar a personas, entidades y organismos -incluidos los agentes estatales y no estatales-responsables de violaciones y abusos graves de los derechos humanos en todo el mundo, o que estén involucrados o asociados con ellos, independientemente del lugar en que se hayan producido”

No obstante, el eurodiputado ha advertido que este nuevo sistema puede tener “el mismo problema que el antiguo régimen de medidas restrictivas del que disponía el Consejo de la UE”, y que es la regulación de la obligatoriedad de su cumplimento por parte de los países miembros de la UE.

El nuevo ‘Magnitsky Act’ europeo distingue entre dos tipos de sanciones: la prohibición de entrada y tránsito de las personas sancionadas; y la congelación de activos. Siendo la primera de ellas la que fue saltada sin ningún tipo de repercusión por el Gobierno PSOE-Podemos con la visita de la chavista Delcy Rodríguez al aeropuerto de Madrid.

Consciente de este precedente, López Gil explicó que “a pesar de que ambas sanciones son de obligado cumplimiento, solo los reglamentos pertenecen al derecho de la Unión Europea y, por lo tanto, son directamente aplicables y tienen primacía sobre el derecho nacional”.

“De este modo, la prohibición de entrada dentro del territorio europeo queda relegada a la discreción de aplicación de cada estado miembro, pero no habrá consecuencias en caso de incumplimiento, ni inicio de procedimiento de infracción para aquel estado que viole dicha obligación”, agregó el eurodiputado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído