DE LOS CERCA DE 800 PUESTOS DE CONFIANZA EN EL GOBIERNO SOCIALCOMUNISTA, 347 ESTÁN BAJO LA SOMBRA DEL JEFE DE GABINETE SANCHISTA

El ‘Gobierno paralelo’ del gurú de Sánchez: la mitad de los asesores están controlados por Iván Redondo

La 'broma' de los enchufados de confianza le cuesta a los contribuyentes alrededor de 56 millones de euros anuales

El 'Gobierno paralelo' del gurú de Sánchez: la mitad de los asesores están controlados por Iván Redondo

El dato es conocido, pero no por ello hay que dejar de insistir en el particular.

El Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se ha convertido en una suerte de máquina de churros gerenciales para colocar a los Cien Mil Hijos de San Luis.

La administración de este Ejecutivo sufre de una elefantiasis incurable y, según las últimas cifras, la cantidad de asesores enchufados asciende a casi 800. La broma para el contribuyente no es moco de pavo, unos 56 millones de euros al año.

Lo curioso de este asunto de la contratación de asesores de manera indiscriminada es que prácticamente la mitad, unos 347, están trabajando para Iván Redondo, el gurú del presidente del Gobierno.

Tal y como explica este 7 de marzo de 2021 el diario ABC, esos asesores que están bajo la supervisión del jefe de gabinete de Pedro Sánchez no son funcionarios de carrera, pero tienen el cometido de aconsejar al presidente del Gobierno en políticas esenciales para el funcionamiento de España, ya sea en materia de seguridad nacional y en relaciones exteriores.

EL DISPENDIO EN ASESORES

El inquilino sanchista del palacio presidencial ha convertido en áustera la gestión de Mariano Rajoy en materia de asesores. Sánchez ha pasado de los 7 millones de euros que el entonces líder del Partido Popular tenía para ese capítulo a duplicar y más esa cantidad. 15 millones es lo que se destina ahora una cuantía de asesores que, además, ni son conocidos para el ciudadano de a pie.

Incluso, como el sueldo de estos colaboradores debe ser ‘justito’, Pedro Sánchez no solo mantiene, sino que eleva un millón más la cantidad destinada a premiar a esos trabajadores que se dejan las pestañas en agradar a sus jefes y en sacarles las castañas del fuego.

Así, de 4,4 millones de la época de Rajoy se pasa los actuales 5,3 millones de euros a regar esos incentivos al rendimiento.

¿Y QUIENES SON?

Lo cierto es que el Gobierno de Sánchez e Iglesias se ha convertido en una máquina de churros ‘asesoriles’. La cuestión es darle al manubrio y colocar al personal sin que este, en muchas ocasiones, sea conocido o acredite una formación que le haga merecedor del puesto.

Incluso se ha llegado a abusar del ocultismo, de decirle a la oposición que no hay por qué rendir cuentas sobre a quienes se contrata.

Porque claro, mucho hablar de que el PP colocaba a los suyos, pero los datos no engañan. La etapa final de José María Aznar al frente del Gobierno (1996-2004) acabó con 455 asesores y Mariano Rajoy (2011-2018) con poco más de 600. Sánchez, en un año y pico de legislatura tras los comicios del 10 de noviembre de 2019 ya va camino de los 800.

Ese es el gran problema de los puestos de libre designación, que el presidente, los vicepresidentes o cualquiera de los ministros del Ejecutivo socialcomunista pueden contratar a quienes les plazcan, como si quieren meter a un familiar. Total, son puestos en los que no hay que demostrar ni valía ni hace falta dar a conocer siquiera el nombre de los ‘agraciados’ en esa lotería del enchufe público.

Acuérdense, por ejemplo, como la pareja del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, se alteró cuando preguntaron por quiénes eran sus asesores en Igualdad. Irene Montero despachó con cajas destempladas a los que ponían en solfa la contratación de unos enchufados a los que les unía una cuestión ideológica.

Y mientras estos asesores, muchos de ellos unos bien pagados, tienen asegurada su nómina a fin de mes, ¿qué se le puede decir a empresarios que han echado o están a punto de bajar la persiana de sus negocios y además para siempre?

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído