JOSÉ LUIS ESCRIVÁ, ministro de Inclusión y Seguridad Social, ofrece unos datos desalentadores

El Gobierno PSOE-Podemos rechaza siete de cada diez solicitudes del ingreso mínimo vital

El Gobierno PSOE-Podemos rechaza siete de cada diez solicitudes del ingreso mínimo vital
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión y de Seguridad Social.

Ya se veía venir la catástrofe con el ingreso mínimo vital (IMV).

Pero al Gobierno socialcomunista lo único que le importa es ofrecer grandes promesas sobre el papel.

Y si luego estas no se pueden cumplir, ya es harina de otro costal.

Este 18 de marzo de 2021 se ha cristalizado lo que venía siendo un ‘runrun’, el que el famoso IMV está llegando a muy pocas personas en España.

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, en su comparecencia en el Senado, dijo que de los 873.000 expedientes tramitados desde finales de junio de 2020, se han denegado más de 600.000.

Dicho en plata, de cada diez solicitudes, siete han sido rechazadas.

La mayoría de expedientes que han tenido un resultado negativo para los peticionarios se justifican en una superación de los umbrales de renta, un 40% pasaba el límite en el 100%.

Hasta el momento su departamento ha recibido 1,2 millones de solicitudes, de los que se han tramitado 873.000 expedientes.

Se han aprobado más de 210.000 y el total de beneficiarios de esa ayuda alcanza la cifra de 565.000 personas.

«UN TOCOMOCHO»

Y si alguien dio en el clavo sobre lo que realmente era este ingreso mínimo vital ese fue Luis Ventoso (ABC).

Para el periodista del diario de Vocento no quedaba la menor duda de que Pablo Iglesias había conseguido colar y colocar en el Gobierno el timo del tocomocho.

El 2 de septiembre de 2021 aseguraba Ventoso que el vicepresidente del Gobierno socialcomunista había vendido humo y lograr desesperar a los ciudadanos que esperaban como agua de mayo el maná gubernamental:

¿Qué está ocurriendo en la práctica con el ingreso mínimo vital? Pues Kafka en estado puro: la mayoría de los aspirantes se encuentran con que es imposible contactar con la Seguridad Social para hacer la solicitud. Teléfonos que no responden y líneas colapsadas. Citas para finales de mes, lo cual ya no permitirá cobrar atrasos. Un muro de frontón. Una Administración inoperativa y sorda, que apenas ha resuelto el 1% de las solicitudes.

Estamos ante el Tocomocho Mínimo Vital y de Iglesias, por supuesto, nunca más se supo. Vendió la moto y se largó a la piscina ajardinada de Galapagar. ¿Y La Gente? Pues como en el artículo del maestro Larra: «Vuelva usted mañana».

UNA MEDIDA QUE NACIÓ ‘BICHADA’

Lo cierto es que el ingreso mínimo vital ya nació con problemas.

Como ya es costumbre en el Gobierno de Pedro Sánchez, las medidas estrellas son pura filfa y propaganda para copar telediarios y hacer creer a los españoles que «nadie se va a quedar atrás» durante la crisis de la pandemia.

Y es ya solo su simple petición fue todo un quebradero de cabeza.

La empresa pública contratada por el Ministerio de Escrivá para tramitar los expedientes de solicitud del Ingreso Mínimo Vital retrasó su admisión sin motivo, impidiendo su aprobación aunque se tuviera todo en orden.

Ante el colapso administrativo que suponía la gestión de una nueva prestación, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones decidió subcontratar a Tragsatec, filial de la empresa pública Tragsa, para ayudar a tramitar la avalancha de solicitudes que ya estaban llegando desde el verano de 2020.

Esa compañía optó por no seguir las indicaciones de la Seguridad Social a la hora de clasificar los expedientes en las 8-9 categorías usadas.

Lo dejó en tres posibilidades: Iniciado”, “Paralizado” o “Requerido”.

De hecho, un exempleado de Tragsatec criticó el método empleado:

Un expediente en ‘Requerido’ está pendiente de que se envíe una carta de requerimiento de información que se adjuntaba en una base de datos junto a toda la información que teníamos de ese expediente o que habíamos recabado de ese expediente. El problema llega cuando lo que está ‘Conforme’ lo clasificas mal’, como ‘Requerido’.  Esto deja en un limbo los expedientes de solicitantes que cumplen todos los requisitos para recibir el IMV y lo esperan con urgencia.

Te puede interesar

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído