EL EJECUTIVO SOCIALCOMUNISTA RELAJA LAS RESTRICCIONES PESE A QUE AÚN SE ESTÁ LEJOS DE ALCANZAR LA LLAMADA INMUNIDAD DE REBAÑO

¡Fiése de Sánchez y no corra! El Gobierno permite estar en la calle sin mascarilla pese a que el Covid-19 sigue amenazando

Ignacio Camacho: "No es por meter miedo pero ahora que ya puedes circular sin mascarilla quizá te convendría pensar un momento si te fías más de Sánchez o de los médicos"

¡Fiése de Sánchez y no corra! El Gobierno permite estar en la calle sin mascarilla pese a que el Covid-19 sigue amenazando
La mascarilla, auténtico quebradero de cabeza para un Gobierno socialcomunista que al inicio de la pandemia negó su utilidad.

Es la estrategia de mercadillo de segunda categoría a la que el Gobierno Sánchez recurre para combatir la ignominia de los indultos.

El Ejecutivo socialcomunista ya permite desde este 26 de junio de 2021 a los españoles circular por las calles sin tener que usar la preceptiva mascarilla.

Cierto es son muchos los ciudadanos que, con la llegada de las altas temperaturas estivales, están hasta el mismisimo gorro del tapabocas.

Pero tampoco se puede obviar un hecho trascendental. El coronavirus sigue latente y amenazante y aún no se ha cubierto esa llamada inmunidad de rebaño, un 70% de la población con la pauta de vacunación completa.

Es más, el relajamiento que impulsa Sánchez responde, esencialmente a los intereses particulares del líder del PSOE y sin tener en cuenta la experiencia de los países que están sufriendo un repunte.

Un ejemplo fehaciente es Israel, que estaba libre de Covid-19, que tiene a toda la población vacunada y que, con los últimos datos sanitarios en la mano, ha optado por una decisión drástica, reimponer el uso de la mascarilla.

Ignacio Camacho, en su tribuna de ABC de este 26 de junio de 2021, es tajante al respecto.

Cree que aún no es tiempo de desprenderse tan alegremente de las mascarillas y reclama una reflexión a sus lectores a la hora de pensar a quién le harían más caso, si al inquilino de La Moncloa o a los expertos sanitarios:

No es por meter miedo pero ahora que ya puedes circular sin mascarilla quizá te convendría pensar un momento si te fías más de Sánchez o de los médicos. Porque la mayoría de éstos insisten en que no hay aún evidencias suficientes para decretar abolido el riesgo, que en la práctica es lo que acaba de hacer el Gobierno.

Están las vacunas, cierto, que al fin han alcanzado velocidad de crucero, pero la pauta completa, la doble dosis, sólo ha sido inyectada a un 34 por ciento. Y si bien la población más vulnerable, la de mayor edad, está protegida, la inmunidad de grupo o de rebaño queda relativamente lejos.

Concluye Camacho con otra cuestión esencial, saber qué datos avalan la medida impulsada por La Moncloa:

Procede preguntarse si hay datos para avalar una decisión que parece adoptada con criterio más político que sanitario.

DUDAS RAZONABLES Y CÓMO EVITAR POSIBLES MULTAS

Lo cierto es que aunque una parte de la población seguirá llevando la mascarilla, otros ya estaban contando las horas para poder salir a la calle sin ella.

Sin embargo, a pesar de la propaganda gubernamental de Pedro Sánchez, no es tan sencillo circular por la vía pública sin el dichoso tapabocas.

Hay determinados supuestos que no solo obligan a seguir usándola en la calle, sino que además pueden acarrear una multa que, a buen seguro, amargará el fin de semana y descuadrará el presupuesto mensual:

  1. No salgas de casa sin la mascarilla: Salvo que uno viva en un chalet unifamiliar, hay que llevarla puesta hasta salir del portal de la vivienda y luego, por supuesto, meterla en un bolsillo porque en cuanto se entre en un establecimiento, en un centro comercial o en el transporte público hay que ponérsela obligatoriamente. Y no hay que olvidar que si no se puede respetar el metro y medio de distancia, también toca usarla. La multa por no cumplir la distancia de seguridad puede ser, como mínimo, de 100 euros.
  2. Un paseo con la pareja y ¿con mascarilla?: Si los miembros de una pareja no son convivientes, deben usar la misma durante el paseo. Si residen bajo el mismo techo pueden prescindir de ella, pero deberán de llevarla en su bolsillo o donde proceda porque en cuanto entren en un comercio o recurran a un medio de locomoción público van a tener que utilizarla.
  3. Los conciertos al aire libre no eximen de su uso: Salvo que se trate de eventos donde cada persona tenga asignada su localidad, muchos son de pie y, por tanto, se hace casi imposible respetar esa distancia de metro y medio. Así que toca seguir con la mascarilla perfectamente colocada.
  4. Las fiestas en exteriores eximen de la mascarilla…si solo hay convivientes: De lo contrario, al igual que con los conciertos, toca recurrir al tapabocas.
  5. Sin mascarilla no se puede visitar a nuestros mayores en las residencias: No hay discusión posible. Tanto el personal como los visitantes tienen que cumplir ese requisito.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído