LOS CAPRICHOS CENSORES DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO COLISIONAN CON LA LEY DE TRANSPARENCIA

Sánchez se parapeta en la reforma de la Ley de Seguridad Nacional para tapar sus viajes con el Falcon

El jefe del Ejecutivo tendrá la potestad con el cambio normativo de no tener que dar cuenta si va con unos amigos a Doñana o con su mujer a un concierto en Benicassim

Sánchez se parapeta en la reforma de la Ley de Seguridad Nacional para tapar sus viajes con el Falcon
Pedro Sánchez dejándose fotografiar en sus viajes de pega.

Ni transparencia ni nada que se le parezca.

Pedro Sánchez busca por todos los medios hurtar a los españoles la información referente al uso que hace del Falcon y, por ende, de los lugares visitados y de las personas que le acompañan en esos viajes.

La artimaña a la que recurre el presidente del Gobierno socialcomunista tiene un nombre, la reforma de la Ley de Seguridad Nacional.

Gracias ese cambio normativo, al inquilino de La Moncloa se le otorga plena potestad para privatizar al gran público lo que tendría que ser algo público.

Tal y como cuenta este 10 de julio de 2021 Okdiario, con esa reinterpretación legislativa, ya no será de dominio general si Sánchez coge el avión oficial para ir a un acto institucional o si lo utiliza para irse a un concierto, a la boda de un cuñado en La Rioja o para irse de vacaciones con unos amigos a Doñana o La Mareta.

De hecho, esa modificación colisiona frontalmente con la Ley de Transparencia que solo ve factible que se oculten ciertas informaciones cuando puedan comprometer la seguridad del presidente del Gobierno:

El derecho de acceso podrá ser limitado cuando acceder a la información suponga un perjuicio para la seguridad nacional.

Sin embargo, ahora mismo, un viaje de placer al Parque Nacional de Doñana o a presenciar un concierto de The Killers en Benicassim (Castellón) no son cuestiones que deban de taparse.

MONCLOA TRATÓ INFRUCTUOSAMENTE DE NO DAR INFORMACIÓN DE LOS VIAJES

El celo del presidente del Gobierno con respecto a tener que dar cuenta en todo momento de los desplazamientos realizados llegó a tal extremo que se recurrió la sentencia que obligaba a tener que informar sobre esos viajes.

Y no solo se trataba del uso del Falcon, sino también de otros medios de transporte de carácrer oficial.

El gabinete jurídico de Moncloa presentó un recurso ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional en el que se argumentaba que el presidente del Gobierno era el máximo responsable del sistema de Seguridad Nacional y que no se podía dar detalles de esos viajes:

Presidencia del Gobierno no lleva la cuenta de los viajes del líder de la Seguridad Nacional, que no se distinguen viajes oficiales de los personales y que el asunto afecta de plano al propio Sistema de Seguridad Nacional, porque si se facilitara tal información podría extraerse fácilmente las rutinas o rutas habituales del presidente.

La Justicia tumbó el argumento y, por tanto, se obligaba a dar cuenta de esos viajes. Sin embargo, con la reforma de la Ley de Seguridad Nacional, de nuevo la opacidad se instala en La Moncloa y a los ciudadanos les será casi imposible saber qué viajes privados ha hecho con el Falcon y quiénes le han acompañado durante el vuelo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído