El líder del PSOE sigue desesperado por mostrar una imagen de cercanía con la Casa Blanca ante el rechazo constante de Joe Biden

El ‘fantasma’ Sánchez fuerza un encuentro con Obama en Málaga y presume de su ‘cumbre’ en redes

El presidente del Gobierno vuelve a convertir una conversación de pocos segundos en una falsa agenda bilateral con Estados Unidos

Pedro Sánchez y Barack Obama
Pedro Sánchez y Barack Obama PD

Pedro Sánchez sigue desesperado por lograr una aproximación a Estados Unidos.

Ante los constantes ‘feos’ de Joe Biden al presidente del Gobierno, el socialista forzó un encuentro con Barack Obama en Málaga (en la sala VIP del DES 2022) para conseguir la foto con el expresidente norteamericano.

Así lo desveló ‘El Independiente’, que indicó que “el encuentro no estaba previsto pero el líder del Ejecutivo ha instado a mantener unas palabras con Obama. Sánchez, según narran fuentes conocedoras de la situación, ha insistido en hacerse la instantánea con el expresidente, una vez que iban a compartir evento”.

La insistencia de Sánchez habría alterado el protocolo y la organización del evento. En este sentido, el citado medio indica que “el acto protocolario ha arrancado, por tanto, con unos 35 minutos de retraso” para cumplir con el capricho de Sánchez que sigue en su lucha por intentar maquillar el rechazo de la Casa Blanca a su Gobierno.

“Fuentes gubernamentales explican a este periódico que, en un primer momento, la charla entre Barack Obama y Pedro Sánchez no estaba prevista, pero que finalmente se ha ‘podido producir’, sentencia el ‘El Independiente’.

La escena recuerda a la famosa ‘cumbre de los 29 segundos’, cuando Sánchez también forzó un encuentro con Joe Biden en la Cumbre de la OTAN celebrada en junio de 2021 y donde se pudo evidenciar la incomodidad del presidente norteamericano hacia el líder del PSOE.

Sin embargo, no es la única coincidencia. En ambos encuentros, Sánchez presumió en redes sociales de haber abordado una gran variedad de temas en cuestión de segundos, lo que parece poco realista.

“Un placer coincidir con Barack Obama hoy en #DES2022. Hemos conversado sobre cambio climático, digitalización y los desafíos actuales y futuros de nuestra sociedad. Vivimos tiempos de aceleración histórica y política, convirtamos los retos en oportunidades para nuestros países”, afirmó el socialista.

Una ‘trola’ similar a la que lanzó con Biden, donde afirmó que 29 segundos fueron más que suficientes para abordar los lazos militares entre ambos países, la situación en América Latina y la agenda progresista.

Desconfianza de EEUU

Estados Unidos tendría información muy comprometida de Pedro Sánchez en sus manos.

Durante su participación en el programa ‘Herrera en COPE’ del 9 de junio, el director de ‘El Debate’, Bieito Rubido, desveló cuál puede ser uno de los grandes motivos detrás del distanciamiento de Joe Biden hacia el presidente de Gobierno.

“El general que llevó, hasta hace muy poco, la gran Agencia de Seguridad Cibernética de Estados Unidos le comentó a un grupo de notables españoles en una reducida cena en Madrid que: ‘lo que saben los norteamericanos de Sánchez es mucho más grave de lo que se pudo haber espiado con Pegasus’”.

En este sentido, Rubido lanzó una pregunta que pone contra las cuerdas al Gobierno PSOE-Podemos: “¿Qué sabe Biden para que no le dé ni un solo minuto de conversación a Sánchez”. Si bien reconoce que “nosotros no lo sabemos”, tampoco tiene dudas de que “tenemos un pato cojo en La Moncloa”.

Rechazo de la OTAN a Sánchez

La OTAN demostró, en varias ocasiones, que desconfían del Gobierno de Pedro Sánchez y sus socios “pro Putin”.

La prueba más clara fue la fotografía oficial de los líderes de la Alianza Atlántica, en la que el presidente español quedó relegado hasta la última fila y en una esquina. Una forma de ‘ocultar’ al socialista en la instantánea ante el polémico apoyo de una parte de su gobierno a los intereses de Moscú en plena invasión a Ucrania.

El gesto de la OTAN resulta aún más humillante si se compara con la fotografía tomada en la cumbre de Londres de 2019, donde Sánchez no solo estuvo en primera fila, sino que ocupaba un lugar central muy cerca de la Reina Isabel II.

El cambio es abismal: de codearse con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el turco Recep Tayyip Erdoğan, a estar en un rincón, a la derecha, casi fuera de los márgenes de la imagen.

Sus nuevos ‘compañeros’ de foto son muy distintos, ya que el socialista está rodeado de los euroescéptico líder esloveno Janez Janša y el húngaro Viktor Orbán. Irónicamente, ambos parecen intentar remarcar la distancia con el presidente español.

Si la imagen ya mandaba un mensaje claro, lo ocurrido antes de la instantánea es aún más demoledor para el Gobierno de Pedro Sánchez. Una cámara captó el instante cuando el socialista se quedó marginado y de brazos cruzados, mientras el resto de los líderes de la Alianza Atlántica se saludaban y conversaban.

Una fotografía que se hizo viral en las redes sociales, pero que desde el PSOE buscaron que no tuviera repercusión dentro de España. Un esfuerzo, sin éxito.

Como si fuera poco, el presidente del Gobierno también fue grabado acercándose a un corrillo para saludar de forma ‘exprés’ y casi forzada a Joe Biden. Una vez más, el presidente de Estados Unidos no mostró ningún entusiasmo en hablar con el socialista, por lo que las imágenes recordaron a la penosa ‘cumbre de los 29 segundos’.

Es importante recordar que el presidente de Estados Unidos sumó dos nuevos desplantes al gobierno PSOE-Podemos en la lucha contra la invasión rusa a Ucrania. El primero, fue dejar al presidente socialista fuera de la ronda de llamadas con los “líderes europeos” para tratar los asuntos derivados del conflicto bélico del 21 de marzo.

Próximo ridículo

Podemos se ha mostrado en las últimas semanas muy crítica con la cumbre de la OTAN y denuncian el carácter «militarista» de la organización.

«Hay muchos retos ahora como los derechos sociales, la igualdad, la lucha frente el cambio climático… por lo que creemos que deberíamos acoger una cumbre por la paz antes que una cumbre militarista como esta. Celebrar una cumbre así supone un gasto relevante», defendió el mes pasado la coportavoz nacional de Podemos, Isabel Serra.

Una situación que hace que pensar que las previsiones de Arturo Pérez-Reverte se convertirán en una realidad.

El reconocido escritor está convencido de que Pedro Sánchez será el gran hazmerreír de la próxima Cumbre de la OTAN.

Pérez-Reverte consideró un espectáculo dantesco que la izquierda filtre parte del contenido conversado durante la última Comisión de Secretos Oficiales. Un hecho que genera grandes dudas sobre la credibilidad y autoridad del presidente del Gobierno, quien parece atado a los intereses de sus socios de extrema izquierda para permanecer atado a la Moncloa.

“Después de la reunión secreta de parlamentarios sobre servicios de espionaje, comparecencia de esos mismos parlamentarios ante la prensa”, denunció Pérez-Reverte, quien considera que los hechos tendrán un impacto inmediato en la imagen y fiabilidad del Gobierno de España ante sus socios internacionales.

“En la cumbre de la OTAN de junio en España, las carcajadas de los asistentes cuando intervenga nuestro presidente van a oírse hasta en Moscú”, se pitorrea el famoso autor.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído