Los españoles pagan un 60% más en el recibo de la electricidad, frente al 4% que desembolsan los franceses

El ministro francés de Economía ‘electrocuta’ a Sánchez: le pone como un pésimo ejemplo del control del precio de la luz

El reconocido Bruno Le Maire lanza una dura crítica a la incapacidad del Gobierno de España para controlar la factura de la luz y vuelve a demostrar la debilidad del PSOE-Podemos

Bruno Le Maire y Pedro Sánchez
Bruno Le Maire y Pedro Sánchez PD

Pedro Sánchez vuelve a convertirse en el ‘hazmerreír’ internacional.

El reconocido ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, dejó con el ‘culo al aire’ al presidente del Gobierno después de que utilizarle como un pésimo ejemplo sobre la capacidad de controlar los precios de la luz y el nefasto efecto que tiene en el bolsillo de las familias más vulnerables.

En declaraciones difundidas a los medios de comunicación por su Ministerio durante el sábado 27 de agosto, Le Maire llama a la prensa francesa a «mirar lo que pasa en España o en Reino Unido con las facturas de la electricidad», porque, según su estimación, ha subido «más del 60% en el último año», mientras que en Francia lo han hecho en un 4%.

Es importante recordar que el ministro es uno de los más veteranos actualmente en el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin), lo que hace que las palabras sobre el Gobierno de España sean especialmente dolorosas para el PSOE-Podemos.

Le Maire reivindica así que sus medidas de poner un tope directo a las facturas de los hogares «son las buenas decisiones» en contraste con las españolas o, ya fuera de la UE, del Ejecutivo británico de Boris Johnson. Le Maire también ha subrayado que la inflación francesa es más baja que en el resto de las grandes economías europeas. Actualmente, la mitad que la española.

Sus declaraciones y datos contrastan con la retórica de su homóloga española, Nadia Calviño, de que el Gobierno español está protegiendo a los ciudadanos de la inflación con medidas eficaces. «Miren lo que pasa en España, en el Reino Unido, con un aumento de facturas de la electricidad del 60 %, 70 %, 80 % y nosotros, el 4 %. No digo que esa subida sea escasa, pero insisto en que vean cómo el presidente (Emmanuel Macron) y su gobierno han amortiguado el choque», dijo Le Maire a los periodistas desde Metz.

Bruno Le Maire

Bruno Le Maire

Desde ‘El Mundo’ recuerdan que aunque el precio en el mercado mayorista francés es actualmente muy superior al español, el impacto en las facturas de los ciudadanos y pequeñas empresas es muy inferior por el tope impuesto por el Gobierno de Macron hace más de un año.

Por lo que explican que el Gobierno español ha optado por no poner coto a las facturas, sino hacerlo de manera indirecta bajando impuestos o, más recientemente, con el llamado tope ibérico en el precio del gas en el mercado mayorista.

Le Maire ha dejado claro que el actual tope, que consume ingentes recursos públicos, no será mantenido a partir de 2023, pero se ha comprometido a que las facturas no subirán bruscamente entonces.

«No lo hemos escondido, en enero de 2023 habrá aumentos del precio del gas y de la electricidad, pero serán atenuados, como lo hemos hecho desde hace 14 meses. No queremos que la inflación se traduzca en brutalidad económica contra nuestros compatriotas», afirmó.

España, en las sombras

El economista Álvaro Climent ha dibujado en ‘La Retaguardia’ un panorama desolador del escenario económico para el próximo otoño. A la pregunta de Eurico Campano acerca de si existe algún dato alentador entre las inminentes subidas de tipos, una inflación desbocada y unos precios de la energía inasumibles para empresas y particulares, Álvaro Climent ha reconocido, con un más que lógico pesimismo, que no parece haber nada que vaya bien y que el panorama es extraordinariamente complicado.

La actual crisis energética debería hacernos reflexionar sobre para qué estamos pagando a miles de políticos en la UE, si son incapaces de legislar e implementar políticas que eviten el riesgo, ya real, de que afrontemos cortes energéticos a partir de los próximos meses. En el caso concreto de España, ‘que los españoles nos estemos acostumbrando a un precio de más de 300 euros del megavatio hora (MWh) y que nadie haya salido a la calle ya es preocupante’, explica Climent. ‘La explosión social que va a llegar va a afectar a todos, clases medias, ricos… a todos por igual’, prosigue Álvaro Climent.

El analista y experto financiero es partidario de separar, en el análisis del contexto actual, la crisis provocada por la guerra en Ucrania de la política económica de los bancos centrales que, en su opinión, se han empeñado en los últimos diez años en ‘empujar la inflación’ con un exceso de paternalismo que ha conducido a la situación que estamos sufriendo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído