LA SEGUNDA DOSIS

La semana infame de Sánchez: de ‘sujetar’ a Yolanda, a la foto con Bildu

Pedro Sánchez lleva una semana infame.

El presidente del Gobierno tuvo que empezar la semana ‘sujetando’ a Yolanda Díaz para evitar que siga apoyando públicamente a Palestina y blanqueando los ataques de Hamás.

El líder del PSOE evitó que su vicepresidenta segunda tuviera exposición pública o que se viera con los medios de comunicación. Según publicó el diario Vozpópuli’, tumbó una rueda de prensa de la representante de Sumar.

El objetivo era evitar que hablara públicamente como miembro del Ejecutivo del brutal ataque terrorista que sufrió este fin de semana Israel, perpetrado por Hamás desde la franja de Gaza, y que ha llevado a Tel Aviv a declarar el estado de guerra. El equipo de la también ministra en funciones de Trabajo arguye que se alargó el encuentro del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumo, que presidió la propia Díaz, y que, por eso, no pudo aparecer ante la prensa junto al comisario de Empleo, Nicholas Schmit, porque tenía «un almuerzo».

El veto de Moncloa a Díaz, líder de Sumar, se explica por su posición propalestina que choca con los intereses de Moncloa en estos momentos. Sánchez no quiere más líos diplomáticos por las divergencias en su gabinete. Aunque el PSOE también tiene una postura cercana a los intereses de Palestina, el presidente no quiere desmarcarse del consenso internacional y quiere evitar que España sea vista como una rara avis izquierdista en Occidente.

Los esfuerzos de Sánchez fueron inútiles, ya que Díaz no se ha cortado al calificar de «apartheid» la actitud de Israel ante Palestina y ha criticado la decisión de la Unión Europea de suspender las ayudas a Palestina.

«Europa clama contra el ‘apartheid’ israelí y que condena la violencia contra población civil, venga de donde venga», ha asegurado Yolanda Díaz en el cierre de las jornadas que el grupo ‘The left’ en el Parlamento Europeo que agrupa a diferentes partido organizaciones de la izquierda del grupo socialista.

Con la líder de Sumar lanzando piedras contra los intereses del PSOE, Sánchez también tuvo que admitir públicamente que está del lado de EH Bildu.

Del creador de la famosa frase «con Bildu no vamos a pactar», se pasa ahora a reunirse con su portavoz parlamentaria, Mertxe Aizpurua.

Pero eso sí, de lo que se haya hablado en la reunión, ni media palabra ya que ni la representante de la formación proetarra ni su homólogo socialista, Patxi López optaron por salir ante los medios de comunicación.

Y eso que Sánchez, hace solo unos días, prometió ser cristalino y dar detalles sobre lo que se hablase con los partidos durante las negociaciones para su investidura.

Llama poderosamente la atención que hace cuatro años, cuando el líder del PSOE necesitaba el apoyo pasivo de esta misma formación, mandó a Adriana Lastra y a Rafael Simancas a hacerse la foto con los herederos políticos de la banda terrorista ETA.

De hecho, gracias a la abstención de la formación bilduetarra, Pedro Sánchez pudo ser investido un 7 de enero de 2020 puesto que la votación estuvo sumamente apretada con 167 votos a favor y 165 en contra.

La línea roja traspasada por Sánchez es de las que dejan huella indeleble porque se trata del primer presidente en la historia de la democracia española que no tiene empacho alguno en retratarse con quienes no hace muchos años ordenaban y ejecutaban atentados indiscriminados por toda España.

Este y otros asuntos de interés nacional serán tratados en La Segunda Dosis de este 13 de octubre de 2023 con Alfonso Rojo y con la tertulia de Rodica Radian-Gordon, Embajadora de Israel en España y Borja Méndez, periodista de VozPópuli.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído