El juez estrella podría acabar juzgado y estrellado

Garzón se cava su propia fosa

Se le vio llegar a la comparecencia, según testigos, "acojonado"

Dicen que el juez da por hecho que lo van a empapelar"

Al magistrado Baltasar Garzón se le acumulan los problemas. Él lo sabe. El Tribunal Supremo sigue su curso en la instrucción de la causa abierta por prevaricación contra el titular del Juzgado de Instrucción número cinco de la Audiencia Nacional por su controvertida investigación de los desaparecidos durante el franquismo. «Garzón da por hecho que lo van a empapelar», aseguran a Época desde la Audiencia Nacional. Dura lex, sed lex. El juez estrella podría acabar juzgado y estrellado.

Las mismas fuentes relatan que su comparecencia en el Supremo fue «una reunión tensa y dura, con pocas preguntas». Garzón, según testigos, «llegó acojonado». Allí, ante el magistrado instructor Luciano Varela, defendió su competencia para investigar las denominadas fosas del franquismo y negó prevaricación alguna, delito por el que podría ser juzgado tras la denuncia de las acusaciones populares, Manos Limpias y la asociación Libertad e Identidad.

«El tema vamuy rápido y es probable que haya juicio y sentencia antes de diciembre», informan fuentes del tribunal Supremo. De momento, el magistrado Varela ha emplazado a las partes -Fiscalía, acusaciones populares y defensa de Garzón-, a que soliciten la práctica de las pruebas que consideren oportunas, un trámite que concluye el lunes 21 de septiembre. Después, el juez instructor decidirá cuáles son oportunas y, tras practicarlas, decidir el archivo del caso o seguir con la causa.

Si es así, el Consejo General del Poder Judicial deberá dilucidar si se suspende o no a Garzón de sus funciones hasta que concluya el proceso. «O se archiva, o se abre el juicio oral con procedimiento abreviado», señalan las mismas fuentes, quienes añaden que en éste caso, «cabría el recurso de Garzón, que debería estudiarlo la Sala Segunda».

Tras las alegaciones de todas las partes, «se abriría el juicio oral y tendría lugar el trámite de calificación». Entre los círculos jurídicos implicados en el caso insisten en que no se trata de una causa entre rojos y azules, franquistas y antifranquista’, sino de «legalidad». «Sólo se trata de aplicar la Ley del Enjuiciamiento Criminal», insisten.

Por otra parte, los consultados resaltan que «Garzón metió la pata en la conferencia de Bogotá» (Colombia). Se refieren a la conferencia que pronunció en junio de 2008 durante la apertura del Seminario Internacional sobre Desaparición Forzada Sin Rastro.

Baltasar Garzón aludió a la Convención de la ONU sobre Desaparición Forzada de Personas de 2006, el equivalente en España a la detención ilegal, para criticarla. Y lo hizo argumentando que ésta no contemplaba la imprescriptibilidad del delito o el tiempo del la separación en sí (según esto, no admitiría la investigación de los desaparecidos durante el franquismo: cuenta desde el secuestro y no desde la aparición del cadáver). Aquellas declaraciones las hizo, ni más ni menos, cuando investigaba sobre las fosas…

 

MÁS INFORMACIÓN EN LA REVISTA ÉPOCA

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído