El diario de Prisa vuelve a echarle un capote a Garzón

El País defiende la apertura de las fosas por su efecto «terapéutico»

El extravagante argumento es respaldado por varios "expertos"

El diario El País se ha volcado en este último tiempo con Garzón

Cuando todo parece indicar que la suerte de Garzón está echada y que el Supremo lo quiere ‘empurar’ por prevaricación en la causa en que decidió investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo, El Pais vuelve a echarle un capote al juez estrella con un argumento estrafalario: abrir las fosas es ‘terapeútico».

El diario El País se ha volcado en este último tiempo con Garzón. No ha dudado en arremeter contra Dívar por defender a quienes le juzgaban e incluso sacando de su caverna a José Saramago para apurar una columna laudatoria donde defendía que Garzón «ha cumplido con su deber con apego a la ley y que  España ignora a sus propias víctimas y atormenta a sus familiares».

Pero esta vez, la punta de lanza de Prisa ha ido demasiado lejos. Ha defendido las exhumaciones públicas porque «curan», porque tienen un «efecto terapéutico». El alivio, la paz, el cerrar heridas lleva a El País a la conclusión de que abrir fosas es «devolverles la dignidad a todos los que sufrieron represión» del franquismo.

Mientras en el Supremo miran con asombro la campaña del Grupo Prisa a favor de Garzón, hasta la Cadena Ser se une a la defensa del juez con el programa Hoy por Hoy reivindicando la ‘valentía’ de Garzón al investigar los crímenes del franquismo.

Convencida la izquierda de que se trata de demostrar su superioridad moral sobre el resto de los mortales, la estrategia mediática del Grupo Prisa en la defensa de Garzón consiste en dar la imagen de que se está echando el cerrojazo desde la Justicia a la investigación sobre los crímenes del franquismo minimizando una actuación ilegal de Garzón.

Es lo de siempre: la maniquea historia de buenos y malos de una izquierda sectaria que no ha podido superar sus traumas y que quiere ajustar cuentas desenterrando a los muertos de la guerra civil. Pero cuidado, porque esos fantasmas juegan malas pasadas y a la primera de cambio se te aparece uno en Paraguay recordando el pasado fraquista de tu padre, como le pasó a De la Vega.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído