Un ministro del Gobierno de España, con los separatistas

Caamaño echa un pulso a Feijóo apoyando la imposición del gallego

ZP lanza a sus ministros contra la política lingüística de la Xunta

La presencia de Francisco Caamaño, titular de Justicia, en la marcha convocada por sectores afines al nacionalismo gallego ha provocado una oleada de indignación en la Xunta

En una actuación sin precedentes recientes en democracia, un ministro del Gobierno de España acudió en el ejercicio de su cargo a manifestarse publicamente contra la política lingüística de un Ejecutivo autonómico. Una marcha organizada por la plataforma de asociaciones Queremos Galego y está integrada por organizaciones nacionalistas gallegas, sindicatos y hasta grupos ecologistas.

La presencia de Francisco Caamaño, titular de Justicia, en la marcha convocada por sectores afines al nacionalismo gallego ha provocado una oleada de indignación en la Xunta de Galicia, que medita trasladar una queja formal a Moncloa por un hecho que consideran «inaceptable y esperpéntico».

Caamaño dejó claro al comienzo de la manifestación -en la que participó junto a destacados dirigentes del PSdeG- que acudía a la misma «en calidad de ciudadano gallego» y «como ministro de Justicia» en representación del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y como tal advirtió que «con Feijóo puede estar en peligro casi todo», al tiempo que acusó a la Xunta de tener «escasa sensibilidad» en la defensa de la lengua propia de Galicia.

EL DATO

Entre los grupos radicales que participaron en la manifestación celebrada en Santiago de Compostela se encontraba ‘Galego sempre máis’, que aboga por el monolingüismo gallego y la eliminación completa del español, así como ‘Adiante’, las juventudes del Fronte Popular Galego, de extrema izquierda. Su líder, Xosé Luis Méndez Ferrín, fue número 6 de la lista de los pro abertzales de Alfonso Sastre. Durante la marcha, numerosas pancartas y gritos relacionaron el uso del castellano con la derecha y con el franquismo.

EL PSOE CON LOS NACIONALISTAS

La presencia de Caamaño se suma al respaldo que a la manifestación que ayer recorrió las calles de Santiago ha dado en los últimos días José Blanco, que no participó sin embargo en la misma. Los dos ministros que más activamente presumen de galleguidad se convierten así en el salvavidas que Rodríguez Zapatero lanza al PSdeG, desubicado desde la debacle electoral del 1-M y bajo el liderazgo provisional de Manuel Vázquez, zarandeado por las polémicas que rodean la ampliación de su mansión y su gestión pasada en la Consellería de Medio Ambiente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído