El lehendakari cree «de sentido común» pedir la renovación del TC y dice que no debe ser interpretado como «un ataque»

El lehendakari, Patxi López, manifestó hoy que es «de sentido común» pedir la renovación del Tribunal Constitucional, y aseguró que esta reclamación no debe ser interpretada como «un ataque a nada, porque no lo es».

En una entrevista concedida a Catalunya Radio, recogida por Europa Press, López afirmó que, «más allá de la polémica política», sobre el Estatut, a la que no desea contribuir, señaló que no cree que ésta beneficie «absolutamente a nadie, empezando por el propio sistema democrático».

A su juicio, «el que se pida, como se está pidiendo desde Cataluña, que se renueve el Tribunal Constitucional tiene mucho sentido, y sobre todo, sentido común».

«Es decir, cuando se llevan cuatro años para dictar una sentencia que no ha sido posible porque no se han puesto de acuerdo, cuando se llevan años, además, en los que este Tribunal debería haber sido renovado, el que se pida que se renueve para ver si así se desbloquea este situación, tiene lógica y a nadie debería extrañarle y nadie debería interpretarlo como un ataque a nada, porque no lo es», dijo.

En este sentido, consideró que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no se ha extrañado ante esta petición, sino que «ha puesto sobre la mesa, desgraciadamente, una realidad, que es que, para renovar ese Tribunal Constitucional no basta con el PSOE, sino que se necesita el concurso del PP».

El lehendakari recordó que el partido Popular «está en una estrategia bien diferente, está en la estrategia, en general, no sólo en relación a Cataluña, de ‘cuanto peor vayan las cosas, mejor para sus intereses electorales’, y me parece una desgracia para el país».

MONTILLA

Respecto a la gestión del presidente de la Generalitat, José Montilla, señaló que lo está haciendo «bien, lo que pasa es que, desgraciadamente, en el resto de España sólo se conoce su actuación en base a este conflicto con el Estatut y con el Tribunal Constitucional».

No obstante, insistió en que «no es un conflicto con el Tribunal Constitucional ni contra nadie, sino que es la defensa de unos intereses». «Me parece que es una sentencia que debería acabar en nada porque soy de los convencidos de que la Constitución española es lo suficientemente amplia como para integrar el Estatut de Cataluña, el de Andalucía y el de Valencia», dijo.

Asimismo, indicó que «lo han demostrado los propios hechos» porque transcurridos cuatro años desde la aprobación del Estatut «y no se ha roto absolutamente nada ni se ha puesto en peligro absolutamente nada».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído