El fiscal mantiene su petición de cárcel e inhabilitación para el juez Urquía por cohecho y prevaricación

La Fiscalía Superior de Andalucía ha mantenido hoy su petición de dos años de cárcel, 30 de inhabilitación como magistrado y multa de más de ocho millones de euros para el que fuera titular del Juzgado de Instrucción 2 de Marbella (Málaga) Francisco Javier de Urquía, acusado de dos delitos de prevaricación judicial y otros dos de cohecho por ofrecer supuestamente favores judiciales a cambio de dinero a los imputados en la ‘Operación Hidalgo’ contra el blanqueo de capitales, que él instruyó.

Asimismo, se mantienen las solicitudes del fiscal para el resto de los acusados en la causa que se enjuicia desde el pasado 17 de mayo en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA): el empresario y amigo del juez Arnaud F.A., que se enfrenta a ocho millones de euros de multa y dos años de prisión por un delito de cohecho; al responsable de la revista ‘Social Life’, Igor M., que podría ser condenado a ocho millones de euros de multa por cohecho; y para el empresario del petróleo Azan K., detenido por el caso ‘Hidalgo’, por un delito de cohecho, por el que hace frente a un año de cárcel y multa de 50.000 euros.

La sesión del juicio de hoy ha tenido como protagonistas a las pruebas periciales caligráficas, y más concretamente la que realizó la Guardia Civil, que ha causado sorpresa entre las partes, tanto a la Fiscalía como a las defensas, porque ha modificado sus conclusiones iniciales, que apuntaban a De Urquía como el autor de la autocopia de la comanda que supuestamente entregó Arnaud F. a Philippe Junot, como muestra de su conocimiento de ‘Hidalgo’ para que le dijera al principal imputado en el caso contra el blanqueo –del que es amigo el ex marido de Carolina de Mónaco– que podría ayudarle, como amigo del juez, a cambio de cinco millones de euros.

Según los peritos, que han reconocido que elaboraron su informe grafolófico con «precipitación», la letra de la comanda es «probable» que la hiciera Arnaud, y en ningún caso el ex magistrado, en cuya letra encontraron algunas «concordancias» con la de la autocopia de la comanda pero muchas más «discordancias» que «impiden» atribuirle la autoría. Los especialistas en grafología de la Guardia Civil justificaron su «error» en su cúmulo de trabajo, si bien señalaron que cuando recibieron el requerimiento para hacer la pericia por parte del TSJA –que era la primera vez que le hacía una petición– le dieron al asunto prioridad absoluta.

Los expertos no pudieron afirmar sin embargo «categóricamente» que la letra de la autocopia sea de Arnaud, porque además éste, en la muestra que se entregó al tribunal para su cotejo con la comanda, escribió con «bastante autocontrol», de manera que su escritura, en ese caso concreto, carece de «espontaneidad».

Estas afirmaciones llevaron al abogado de Arnaud F.A. a pedir al tribunal la nulidad o suspensión del juicio al quedar «lesionado», a su entender, su derecho de defensa, lo que compartió también la Fiscalía, que pidió que la prueba fuese impugnada, sin necesidad de declarar nulas las actuaciones hasta ahora realizadas, teniendo en cuenta además que la vista oral está a las puertas de su conclusión. El presidente del tribunal, Manuel Mazuelos, estimó que el cambio de parecer de los peritos no es causa para suspender o anular el juicio, ya que otras periciales concluyeron en el mismo sentido en el que hoy se han pronunciado los dos expertos de la Guardia Civil.

PERICIAL DE LA POLICIA CIENTIFICA

De hecho, los peritos de la Policía Científica que hicieron otro informe sobre la autocopia señalaron hoy, a través de vídeo-conferencia, que efectivamente De Urquía no fue el que realizó la nota manuscrita, sino que la letra tiene «más analogías» con la de Arnaud, aunque esto no puede concluirse con todas las garantías. Además, al igual que la Guardia civil, la Policía sostiene que Arnaud hizo una escritura «simulada», distorsionándola en la muestra que aportó para la comparación.

En el mismo sentido se pronunciaron hoy otros peritos que, descartando la autoría de Urquía, apuntaron a Arnaud como el escritor de la comanda, que contenía incluso algunas palabras con errores de ortografía por influencia de su lengua vernácula, el francés.

En el día de hoy también declaró el último testigo en el proceso, el fiscal Anticorrupción de Málaga, Juan Carlos López Caballero, quien se encargó del caso ‘Hidalgo’, en el que, según dijo, avaló todas las decisiones que De Urquía, como instructor, iba adoptando, incluyendo el nombramiento de un administrador judicial para las empresas intervenidas y su retribución, que fue fijada por el juez en 65.000 euros.

También, en el caso del imputado en ‘Hidalgo’ Azan K., que supuestamente fue puesto en libertad por el juez de Marbella tras entregarle 60.000 euros a cambio, el fiscal, que se opuso en un principio a su liberación, tuvo conocimiento de la resolución de De Urquía por una llamada telefónica de éste.

El juicio continuará el próximo lunes con la lectura de los informes de la Fiscalía, las acusaciones particulares –que ejercen el empresario imputado en Hidalgo, un despacho de abogados y la sociedad que gestiona el Hotel Puente Romano– y las defensas, por lo que podría quedar entonces visto para sentencia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído