Promotor y testigo en ‘Astapa’ denuncia la «extorsión» de un edil, técnicos y familiares de políticos por una licencia

Un empresario relacionado con la promoción y compraventa inmobiliaria declaró como testigo dentro del caso ‘Astapa’, contra la presunta trama de corrupción municipal en Estepona (Málaga), haber sido extorsionado por concejales, técnicos municipales y familiares de políticos a la hora de conseguir la licencia de primera ocupación de su promoción.

Según se desprende de uno de los tomos del sumario, cuyo secreto se levantó hoy y al que tuvo acceso Europa Press, el promotor dijo a la Policía, declaración que luego ratificó en el juzgado, que el que fuera edil de Hacienda Manuel Reina se interesó por «todos los locales del edificio y alguna vivienda» pero al parecerle el precio exagerado «le dijo al compareciente que le pagaría en billetes grandes si le hacía un descuento de más del 50 por ciento».

Ante la negativa del empresario, éste aseguró que el ex concejal, le «amenazó con que ya se verían a la hora de ser concedida la licencia de primera ocupación por parte del Ayuntamiento», ya que Reina, al que se le imputan en esta causa los presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias, malversación, fraude y blanqueo de capitales, «estaba muy bien relacionado con la Corporación».

El empresario aseguró a la Policía que tanto Reina como el abogado Manuel Simón, también imputado en el caso, le comentaron que «habían realizado más compras de la manera propuesta al compareciente».

Por otro lado, el promotor aseguró en el juzgado que el ex jefe de gabinete de Alcaldía, José Flores, también en libertad bajo fianza de 150.000 euros, le pidió dinero al arquitecto de la promoción para la campaña electoral, a lo que se negaron. A partir de ahí, supo por el arquitecto que «estaban dolidos», a lo que añadió que Flores «le pidió un apartamento» a un arquitecto.

El promotor señala que «en varias reuniones le dijeron que le daban la licencia si aceptaban el compensar con dos pisos, uno sería para Flores y el otro «cree que era para Juan Manuel Ramos», técnico municipal también imputado en el caso. En esos días, según apuntó, «se produjo la operación ‘Astapa’ y creía que se habían quitado el problema de encima» a pesar de lo cual señaló que «siguen los mismos problemas».

Según el testigo, los técnicos en el Ayuntamiento «son los mismos que en su día pidieron prebendas y que ahora quieren hacerle pagar el pato de los hechos que se han producido con la operación ‘Astapa'». El empresario señala, según se desprende del sumario, que cada vez que va al Ayuntamiento le dicen que «mientras estén allí no le piensan dar la licencia».

También aseguró el testigo que la que fuera pareja sentimental del ex alcalde Antonio Barrientos también le solicitó «un 50 por ciento de descuento indicándole que al ser un constructor nuevo en Estepona debía llevarse bien con la Corporación Local». Según se desprende del sumario «ante la negativa a aceptar esta oferta» la mujer «le amenazó con que si no aceptaba esa oferta, si ella quería, no le darían las licencias que solicitara».

EMPRESARIOS IMPUTADOS

Por otro lado, en el sumario se mencionan a otros empresarios por su presunta vinculación con los hechos investigados. Uno de ellos es Ramón Marrero, que, según un oficio policial, fue consejero de Trabajo en la Junta de Andalucía entre 1994 y 1996 y que declaró en calidad de imputado en septiembre de 2008 ante la Policía. Según el informe, éste, «podría haber entregado cantidades de dinero al Ayuntamiento de Estepona para sufragar diversos favores o tratos de favor en temas urbanísticos».

Se señala que Flores «habría solicitado al empresario cantidades para sufragar diferentes gastos o deudas». Así, según el que fuera concejal de Urbanismo Rafael Duarte, también imputado, habrían concedido la licencia de primera ocupación «sin estar todo bien», apunta un informe, en el que se precisa que a cambio este empresario «podría haber pagado al menos la cantidad de 47.000 euros para cancelar la deuda de luz de la residencia de ancianos».

Por otro lado, el sumario revela que el empresario Javier Merino, marido de la modelo Mar Flores, aseguró en su declaración como imputado ante la Policía en septiembre de 2008 que las relaciones que ha tenido con el Ayuntamiento de Estepona «han sido muy desgraciadas», ya que el Consistorio es «muy complicado», al tiempo que aseguró que le costó mucho que le dieran «licencia de obra porque se demoraba en exceso».

En este sentido, manifestó que estuvo dos años en conversaciones con el Ayuntamiento y que «le dieron largas» y apuntó que algunos miembros del Ayuntamiento «le solicitaron dinero para que firmaran un convenio porque la Junta iba a aprobar la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) y le decían a su socio que si no firmaba el convenio no recalificaban el suelo».

En relación con las reuniones con el ex alcalde, indicó que se reunió «dos o tres veces por el terreno que vendió», ya que «se tardaba mucho en todos los trámites». Por otro lado, aseguró que «directamente» no le pidieron que tenía que esponsorizar o determinar una cantidad de dinero para un número determinado de eventos, «pero que a empleados de su oficina en Estepona le solicitaron esponsorizaciones para fiestas».

Respecto a las personas con las que ha tenido contacto para asuntos urbanísticos de interés, Merino, imputado en la causa, aseguró que fue con Barrientos, con José Flores, «la mano derecha del alcalde», y con el arquitecto municipal llamado Tacho.

Negó que personas del Consistorio le hubiesen pedido dinero para colaborar en algún evento, como comisión particular o para el pago de deudas municipales o del PSOE de Estepona a cambio de agilizar o facilitar algún trámite o hacerle algún favor relacionado con los asuntos o negocios que tuvieran en Estepona o con el Ayuntamiento.

No obstante, existen conversaciones telefónicas, incluidas en uno de los informes policiales, en las que José Flores y su primo Juan Simón se refieren a acudir a Merino para que le «esponsorice una serie de cosas» y otras en las que se habla de solucionarle a Barrientos «unas cosas» a través de Merino.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído