‘Txapote’, condenado a nueve años por facilitar 1.700 kilos de explosivos

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a nueve años de cárcel al ex jefe militar de ETA Javier García Gaztelu, alias ‘Txapote’, por facilitar en diciembre de 1999 al ‘comando Basurde’ dos furgonetas cargadas con 1.700 kilos de explosivo con las que la banda tenía previsto atentar en la capital.

El tribunal atribuye a ‘Txapote’ un delito de tenencia de explosivos, al considerar probado que el 20 de diciembre de 1999 se reunió en el sur de Francia con Igor Martínez de Osaba Arregui, Alicia Sáenz de la Cuesta y José María Novoa Arroniz, ya juzgados y condenados por estos hechos, y les facilitó las dos furgonetas-bomba con el encargo de que las trasladaran hasta Madrid.

Los magistrados Fernando García Nicolás, Angel Hurtado y Enrique López (ponente) valoran como pruebas de cargo la declaración que realizaron los tres miembros del ‘comando’, así como como la ‘cantada’ –carta que escriben los etarras detenidos a la dirección de la banda informando de su declaración, de los motivos de su detención y de qué infraestructuras de ETA pueden quedar afectadas por la misma– que redactó Sáenz de la Cuesta, que citaba expresamente a ‘Txapote’.

La entrega del material se produjo en la localidad francesa de Bagneres de Luchon, donde ‘Txapote’ facilitó a los miembros del ‘comando’ una Citroën Jumper cargada con 950 kilos de cloratita, 50 de dinamita goma y 300 gramos de amonita, así como una Peugeot Boxer que ocultaba 688,5 kilos de cloratita, 50 de dinamita goma y 300 gramos de amonita. Las dos cargas llevaban listo el sistema de ignición.

DETENIDOS TRAS UNA INFRACCION

El traslado, en el que los terroristas utilizaron un Renault Clio a modo de lanzadera y dos walkies talkies mediante los que se comunicaban, se vio interrumpido a las 15.30 horas del citado día, cuando los tres vehículos circulaban por la carretera Nacional-II, a la altura del término municipal de Cetina (Zaragoza).

La Citroën conducida por Novoa cometió una infracción reglamentaria y fue detenida por la Guardia Civil de Tráfico, que descubrió la carga y procedió a la detención de su conductor. Martínez de Osaba y Sáenz de la Cuesta abandonaron la otra furgoneta y en el municipio zaragozano de Contamina y huyeron a Barcelona, donde permanecieron escondidos hasta que a mediados de marzo de 2000 volvieron a cruzar la frontera francesa y ‘Txapote’ les dio cobijo.

Durante el juicio, que se celebró el pasado 24 de junio, ‘Txapote’ se negó a contestar a las preguntas del fiscal y renunció a su defensa. «No reconozco la legitimidad de este tribunal y no voy a participar en esta farsa. No voy a participar en nada y no voy a responder a nada», afirmó.

‘Txapote’ –asesino de Miguel Angel Blanco, Fernando Múgica y Gregorio Ordóñez, entre otros– envió este lunes al «carajo» al tribunal de la Audiencia Nacional que le juzga por haber entregado pistolas y documentación falsa a dos etarras, a las que ordenó viajar desde Francia a Madrid para recopilar información y buscar aparcamientos donde estacionar coches robados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído