Aumentan las misivas amenazantes en los primeros meses del año

ETA logra un 12% más de ‘ingresos’ con la extorsión a los empresarios vascos

El terrorismo callejero, las manifestaciones proetarras y los daños disminuyen a cifras históricas

La cátedra de Economía del Terrorismo de la Universidad Complutense de Madrid contabiliza las acciones de ETA desde que en 2006 el Ministerio del Interior dejó de publicar la información

La banda terrorista ETA está cada vez peor. Lo demuestran las estadísticas.

La última, la elaborada por la cátedra de Economía del Terrorismo de la Universidad Complutense de Madrid, que contabiliza las acciones de la organización armada desde que en 2006 el Ministerio del Interior dejó de publicar la información.

Tanto las acciones de violencia callejera como los atentados, secuestros, asesinatos o las víctimas afectadas y los daños materiales provocados han disminuido en los últimos cinco años.

Informe elaborado por el equipo del catedrático Mikel Buesa, hermano del socialista asesinado por ETA Fernando Buesa:

«Las actividades terroristas de ETA han experimentado un importante retroceso en los años más recientes, confirmándose esta tendencia durante el primer semestre de 2010»

TERRORISMO CALLEJERO Y VANDALISMO

Durante el primer semestre del año el informe ha contabilizado 40 acciones de terrorismo callejero, un 37,5 por ciento menos que en el mismo cuando los proetarras llevaron a cabo 64 acciones violentas.

Los daños causados por estos actos de vandalismo ascendieron a 371.900 euros en la primera mitad de este año, un 58 por ciento menos que entre enero y junio de 2009, cuando los gastos provocados por este terrorismo de baja intensidad rozaron los 900.000 euros.

También descendió el número de robos de coches en territorio francés. Según datos aportados por la Gendarmería francesa, reflejados en el informe, durante el primer semestre de 2010 la banda ha sustraído la mitad de vehículos que en el mismo periodo del año anterior.

Y también se experimentó un descenso de las protestas populares proetarras. Datos de la Ertzaintza citados en el docu mento aseguran que el número de manifestaciones a favor de ETA superó las 5.000 anuales durante los ejercicios 2006, 2007 y 2008, pero que comenzó a bajar al año siguiente (4.752).

EXTORSIÓN A LOS EMPRESARIOS VASCOS

El único parámetro que no baja durante el citado periodo -sino todo lo contrario- es la extorsión a empresarios vascos y navarros llevada a cabo por parte de la banda armada. El año 2009 registró una oleada menos de cartas de extorsión que el ejercicio anterior, lo que provocó un 32 por ciento menos ingresos para las arcas de ETA.

Sin embargo, al año siguiente se produjo un repunte. Según el informe, el incremento de cartas de extorsión del primer semestre de 2010 vaticina un crecimiento de la recaudación estimado en un 12% respecto al mismo periodo de 2009.

Buesa apunta como causas de que la extorsión siga dando frutos a la banda el hecho de que la Justicia ha cortado de raíz el resto de fuentes de financiación que hasta el momento venían nutriendo las arcas de ETA (partidos políticos, subven ciones a familiares o asociaciones culturales, etc.), con lo que la banda no tiene más remedio que acudir al tradicional chantaje para mantener su tren de vida.

Asimismo, el autor del informe asegura que estas circunstancias se unen a que el aparato de extorsión ha sido uno de los más difíciles de abordar por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado. A la vez, continúa, casos como el del Faisán «revelan la escasa voluntad política» que hay de acabar con esta parte de la banda.

El documento de la cátedra, publicado el pasado mes de julio, considera:

«comprobado que la acumulación de detenciones de terroristas tiene por efecto la disminución de su capacidad para añadir nuevas acciones violentas a las acumuladas en el pasado».

Al mismo tiempo, entiende que cualquier negociación con la banda ha supuesto una marcha atrás en la lucha antiterrorista y un balón de oxígeno para que los miembros y la cúpula de ETA se rearmen y reorganicen.

«El empeño del Gobierno en combatir a la banda, en vez de negociar con ella, se ha plasmado en una disminución de la violencia»

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído