«Los imputados de la ‘Operación Malaya’ se irán de rositas si se cumple la Ley»

Quien fuera jefe de Prensa y Protocolo del Ayuntamiento de Marbella cuando se desencadenó la «Operación Malaya», el periodista Miguel Ángel Ordóñez, publica «Los elefantes asolaron Marbella», un libro que cuestiona la versión oficial del caso. Ordóñez denuncia múltiples irregularidades durante la instrucción, que podrían hacer caer el proceso judicial que acaba de comenzar.

Según Miguel Ángel Ordóñez, la «Operación Malaya» es un «gigante con los pies de barro», debido a los errores e irregularidades que contiene el sumario del caso. Este periodista de amplia trayectoria y poseedor, entre otras distinciones, del Premio Ortega y Gasset por su labor en el reporterismo de investigación, ha declarado en una entrevista concedida a Servimedia que «si de verdad se cumpliera la ley al pie de la letra, la mayoría de los 95 imputados en el caso se irían de rositas, ya que muchas acusaciones se apoyan en indicios o en pruebas obtenidas ilícitamente, que no deberían tener validez judicial alguna».

Miguel Ángel Ordóñez ostentaba el cargo de jefe de Prensa y Protocolo del Ayuntamiento de Marbella en marzo de 2006, cuando dio inicio la «Operación Malaya», en la que se detuvo y encarceló a la cúpula del gobierno municipal de la localidad malagueña. Ordóñez, que en la actualidad mantiene el mismo cargo en el Ayuntamiento marbellí, pudo vivir muy de cerca aquellos acontecimientos, que ahora recrea en el libro «Los elefantes asolaron Marbella», editado por Almed. La obra es el fruto de cuatro años de investigación, durante los cuales, según Miguel Ángel Ordóñez «he podido comprobar y documentar múltiples irregularidades en la instrucción del caso». Entre ellas, el periodista habla de policías corruptos a sueldo de uno de los principales imputados, el ex gerente de Urbanismo Juan Antonio Roca; de registros domiciliarios y pinchazos telefónicos sin mandato judicial; o de una red policial que da amparo a peligrosos mafiosos buscados internacionalmente.

Según el periodista de investigación, «las irregularidades comienzan en el mismo momento del origen de la ‘Operación Malaya’, ya que el juez Miguel Ángel Torres se erige en instructor sin tener competencia para ello». «Es tal el cúmulo de despropósitos que el juez que sustituyó a Torres, Óscar Pérez, lo primero que hace cuando asume el caso es reconocer que hay fallos de calado constitucional en la instrucción, y que va a intentar enmendarlos porque hay cosas que rozan la inconstitucionalidad».

Miguel Ángel Ordóñez asegura estar convencido de que lo que ocurrió en Marbella responde a un guión planificado desde altas instancias. «Hay policías que han declarado sin tapujos que meses antes de que diera comienzo la operación, ya se sabía a quién se iba a detener y cuándo». «Muchos de los imputados ya estaban siendo investigados ilegalmente, sin orden judicial. Juan Antonio Roca, por ejemplo, tenía constancia mucho tiempo antes de su detención de que sus teléfonos estaban pinchados, e incluso policías que tenía a sueldo le avisaron de lo que iba a ocurrir», dice.

«Se ha tratado de ‘vender’ a la opinión pública que los ‘malayos’ eran personas fuera del sistema, dedicados a saquear una y otra vez las arcas municipales de Marbella. Pero lo cierto es que estos personajes eran parte del sistema, estaban totalmente integrados en él. Juan Antonio Roca ha colaborado con el CNI y ha organizado fiestas a las que acudían jueces, altos cargos políticos y mandos policiales, con quienes mantenía buenísimas relaciones. La ex alcaldesa, Marisol Yagüe, en el momento de su detención estaba negociando con un emisario de la Junta de Andalucía un posible pacto electoral tras los comicios munipales que iban a celebrarse año y medio después. Durante muchos años, quienes hoy se nos presentan como los más grandes corruptos del país han vivido tranquilamente, por eso se sentían protegidos y se movían en un ambiente de impunidad», asegura Ordóñez.

«Es curioso que ahora parece que nadie ha votado nunca al GIL», dice el periodista, «pero lo cierto es que el ‘gilismo’ gobernó Marbella durante 15 años con mayoría absoluta, y que ningún partido de los tradicionales fue capaz de minar esa mayoría en las urnas».

Miguel Ángel Ordóñez está convencido de que «la realidad no es tal y como nos la han contado, la versión oficial oculta grandes miserias. Mucha gente no sabe que hay mandos policiales imputados por falsear pruebas y por estar a sueldo de los más temibles mafiosos. Hay elementos fundamentales que nos han querido ocultar infestando de irregularidades el sumario, instruido por un juez inexperto».

Por todo ello, el periodista cree que «al final, la espectacular ‘Operación Malaya’, que conmocionó al país, quedará en casi nada. Muchos de los 95 imputados quedarán libres de cargos, porque han sido imputados a bulto, y otros quizás pacten con el fiscal penas mínimas. Estamos ante un gran fracaso judicial, uno más», sentencia Ordóñez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído