El Supremo confirma los 20 años de cárcel para Mainar por el crimen de Fago

El Tribunal Supremo ha confirmado hoy la sentencia a 20 años y nueve meses de prisión impuesta a Santiago Mainar como autor material del asesinato del alcalde de Fago (Huesca), Miguel Grima, que tuvo lugar en la noche del 12 de enero de 2007.

Los magistrados de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo han desestimado el recurso interpuesto por Mainar y han confirmado la sentencia dictada en diciembre de 2009 por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huesca.

El Alto Tribunal ha confirmado de esta forma que Mainar es culpable de los delitos de asesinato, atentado y tenencia ilícita de armas, según consta en la sentencia hecha pública hoy.

La resolución ha contado con el voto particular del magistrado Joaquín Giménez, que ha ejercido de presidente a la Sala de lo Penal en este caso y que considera que el enjuiciamiento del caso �debió corresponder al Tribunal del Jurado�.

Además de los 20 años y nueve meses de cárcel, Mainar deberá indemnizar con 105.000 euros a la familia de Grima.

La sentencia hecha pública hoy asegura que la condena de Mainar estuvo �justificada� porque se basó en un �núcleo duro� de pruebas. Las principales pruebas utilizadas por la Audiencia Provincial de Huesca fueron la declaración autoinculpatoria de Mainar y el hallazgo de restos biológicos del mismo en el vehículo de la víctima.

ASESINATO PREMEDITADO

El Supremo considera probado que Mainar decidió asesinar a Grima debido a la enemistad y los muchos desencuentros �incluidas varias denunciar cruzadas- que había tenido con él a cuenta de su actuación al frente del Ayuntamiento.

En la tarde del 12 de enero de 2007 Mainar escogió un punto de la pista forestal de Fago a Majones por donde sabía debía pasar ese día el regidor y alineó diversas piedras en la calzada para obligar al alcalde a bajarse del vehículo. Acto seguido se escondió en un lugar próximo.

Al poco rato pasó un vehículo distinto cuyo conductor tuvo que bajarse para retirar las piedras, lo que motivó que, después de irse, el recurrente tuviese que volver a colocarlas.

Finalmente, sobre las 22.00 horas, Grima llegó a bordo de su vehículo, se apeó y comenzó a retirar las piedras. Mainar salió de su escondite y, amparado por la oscuridad, disparó al alcalde con un cartucho, provocándole una muerte casi instantánea.

El asesino se percató entonces de que se acercaba otro coche, por lo que para evitar el descubrimiento del cadáver y ser identificado, se subió al coche del alcalde y efectuó diversas maniobras para ocultar el cuerpo.

Tras la marcha de este segundo coche Mainar arrastró el cadáver arrojándolo al barranco que bordea la carretera, ocultó el vehículo entre la maleza y finalmente regresó a la localidad de Fago. La escopeta utilizada en el asesinato jamás fue encontrada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído