Una veintena de atentados de los GAL sigue sin aclararse, según un informe del Gobierno vasco

Una veintena de atentados de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) sigue sin aclararse, según se refleja en un informe del Gobierno vasco, que contabiliza una treintena de acciones violentas de este grupo criminal entre 1983 y 1989.

Este informe fue presentado en junio de 2008 por Maixabel Lasa, directora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco. El documento, que fue realizado cuando todavía era lehendakari Juan José Ibarretxe, lleva por título �Informe sobre víctimas del terrorismo practicado por grupos de extrema derecha, incontrolados y el GAL�.

Según los datos contenidos en este informe y recogidos por Servimedia, el Gobierno vasco contabilizó un total de 32 atentados de los GAL entre 1983 y 1989, la mayoría de las cuales se perpetraron en Francia. Estas acciones violentas causaron la muerte de 24 personas y provocaron heridas a otras 27.

El informe alude a que de estos 32 atentados sólo 10 tuvieron una sentencia, en España o Francia, en la que se condenaba a los responsables. Muchos de los casos no aclarados finalizaron con un archivo de diligencias.

No obstante, entre las acciones juzgadas y esclarecidas están varios atentados que recibieron sentencia en los tribunales españoles. Entre estos casos resueltos en España están el secuestro del ciudadano francés Segundo Marey; el asesinato en 1984 en Hendaya de Jean Pierre Leiva; el asesinato en 1984 en Biarritz de Xabier Pérez de Arenaza Sogorb; el asesinato en Biarritz de Robert Caplane.

�ESCASAS RESOLUCIONES�

Sin embargo, la mayoría de los atentados esclarecidos fueron resueltos en Francia. En concreto, los jueces franceses impusieron cadena perpetua a tres personas por el asesinato en 1984 en Biarritz de Xabier Pérez de Arenaza Sogorb. La misma pena se impuso a otras cuatro personas por el asesinato en Biarritz en 1984 de Tomás Pérez Revilla y Román Orbe Etxeberría.

En este análisis realizado por el Ejecutivo vasco se asegura que �el GAL llegó a constituir una auténtica banda terrorista, reconocida incluso con tal clasificación jurídico-penal por los propios tribunales de Justicia, en algunas de las escasas resoluciones que se pudieron dictar tras las oportunas investigaciones policiales de sus atentados�.

Sobre la génesis de este grupo terrorista, el informe se refiere a que �iniciada la década de los ochenta, desde determinadas instancias de los aparatos del Estado vinculadas al orden público, se promovieron acciones violencias con finalidad contraterrorista totalmente al margen de la ley, ejecutadas al amparo de la organización autodenominada GAL�.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido