‘Antza’ y ‘Anboto’ dicen que ETA «tiene la mano tendida» y los gobiernos deben actuar «con responsabilidad»

Los presos de ETA Mikel Albisu Iriarte, ‘Antza’, y Marisol Iparragirre Genetxea, ‘Anboto’, afirman que ETA «tiene la mano tendida una vez más» y que «corresponde a los Gobierno español y francés actuar con responsabilidad y sentido histórico». Además, manifiestan que, si por desgracia, no logran «traer la paz y la libertad a Euskal Herria», que es «la razón de su «combate», estarán «obligados a enseñar a nuestros hijos a vivir en libertad luchando por la paz».

Albisu e Iparragirre realizan estas declaraciones en un escrito publicado este sábado en el diario ‘Gara’, titulado ‘En el uso de la palabra’, que, según asegura el periódico vasco, fue leído en la apertura del juicio que se celebra ante un tribunal especial de París contra los dos presuntos jefes de los aparatos político y financiero de ETA, en el que también se procesa a otras ocho personas.

En el documento, ‘Antza’ y ‘Anboto’ aseguran que son «conscientes de los errores» que hayan podido cometer y están «orgullosos de lo logrado». «En este momento, nuestro mayor pesar es no haber podido llevar hasta el final nuestro combate; que hoy, en 2010, la paz no haya todavía llegado a nuestro país, aunque estamos convencidos de que está más cerca», aseveran.

Los reclusos de ETA recuerdan el «largo conflicto político entre Euskal Herria, por una parte, y Francia y España, por otra parte», y hablan de su «deseo de encontrar una solución política justa a este conflicto».

Tras señalar que son ciudadanos vascos que han «respondido a la llamada por la defensa de los derechos» del pueblo vasco al comprometerse «en diferentes grados en la organización ETA», ha reconocido que han cometido «errores», pero añaden que están «orgullosos» de lo que han «logrado».

«En este momento, nuestro mayor pesar es no haber podido llevar hasta el final nuestro combate; que hoy, en 2010, la paz no haya todavía llegado a nuestro país, aunque estamos convencidos de que está más cerca», manifiestan.

En este sentido, apuntan que «ETA es una organización política armada nacida hace 50 años en medio de la noche franquista, que ha continuado su lucha hasta hoy en día porque en nuestro país los derechos más elementales no son todavía respetados».

«No somos libres para decidir nuestra suerte, nuestro destino, y sobre todo, no tenemos la garantía de que aquello que el pueblo vasco decida democráticamente, sin coacciones y sin límites, será respetado por Francia y España. Es por eso por lo que hemos combatido y por lo que combatimos», afirman.

En esta línea, señalan que su pretensión es «asegurar la supervivencia y la libertad de Euskal Herria, obtener el respeto por nuestra lengua y nuestra cultura», y que los vascos «tengan la oportunidad de tomar sus propias decisiones de orden social y económico de acuerdo con su propia realidad, sin estar a merced de poderes extranjeros».

LA INDEPENDENCIA

Mikel Albisu Iriarte y Marisol Iparragirre Genetxea manifiestan que «el objetivo de ETA como organización política es la independencia de Euskal Herria» y el logro de «una Euskal Herria socialista».

«Pero la lucha armada de ETA no tiene otro objetivo que la instauración, de una vez por todas, de condiciones democráticas en Euskal Herria. No queremos imponer un proyecto político a nadie. Demandamos que nuestra opción política pueda ser defendida al mismo nivel que todas las otras y que, si ésa es la voluntad mayoritaria de nuestros conciudadanos, pueda ser puesta en práctica», han apuntado.

Su pretensión, según declaran, es que «todos los vascos, sin excepción, puedan decidir el futuro de su país sin límites ni ingerencias externas».

En este contexto, niegan que sean «terroristas» e indican que no buscan «destruir el Estado español ni el Estado francés», sino que «nos dejen en paz». «Queremos ser nosotros mismos. Vemos con urgencia la necesidad de constituir un Estado vasco porque es con plenos poderes como podremos sobrevivir como pueblo», destacan.

‘Antza’ y ‘Anboto’ señalan que, si por desgracia, no consiguen «traer la paz y la libertad a Euskal Herria», que es su «más sentido deseo» y la razón de su «combate», estarán «obligados a enseñar» a sus hijos -en referencia a las nuevas generaciones- «a vivir en libertad luchando por la paz».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído