Ex alcalde de Andratx será juzgado este martes por encubrimiento, aunque un acuerdo dejará la pena en una multa

El ex alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo, será juzgado este martes en el marco de otra pieza separada del caso Andratx, la número 2, en la que se le acusa de un delito de encubrimiento. Previsiblemente, esta acusación le será retirada tras alcanzar un acuerdo de conformidad con las acusaciones, de modo que está previsto que finalmente se enfrente a una pena de multa.

En concreto, la Fiscalía solicita dos años de prisión contra el ex primer edil mientras que la acusación particular, ejercida por los letrados Josep de Luis e Isabel Fluxà en nombre del Ayuntamiento ‘andritxol’, reclaman un total de tres. Para el otro de los inculpados que se sentará en el banquillo, Antonio Belén, piden otros tres años por un delito contra la ordenación del territorio, aunque también en su caso está previsto que se conforme, según han informado fuentes jurídicas a Europa Press.

En concreto, el juicio está fijado a partir de las 10.20 horas en el Juzgado de lo Penal número 4, cuyo titular es el magistrado Juan Manuel Sobrino. Se da la circunstancia de que Hidalgo, quien se encuentra cumpliendo condena en el centro penitenciario de Palma por otras dos piezas del caso Andratx, debía ser juzgado este lunes a raíz del cierre presuntamente ilegal del parking de la actual alcaldesa de Andratx, Isabel Alemany, aunque finalmente ha sido suspendido por enfermedad del acusado.

En el caso de la vista de este martes, las acusaciones apuntan que Belén adquirió en enero de 2003 una parcela ubicada en suelo rústico protegido, clasificado como Area Natural de Especial Interés (ANEI), en la que únicamente existía una pequeña casa de aperos de 20 metros cuadrados. Pese a ello, un mes después el acusado solicitó licencia de obras para «cambiar cañas por rasillas de 20 metros cuadrados (sin afectar a elementos estructurales)», que fue informada de forma favorable por el entonces jefe de Urbanismo Jaume Massot así como por el asesor jurídico Ignacio Mir.

Ese mismo día y «con una rapidez pasmosa», según reza el escrito de calificación de la acusación particular, fue otorgada mediante decreto la licencia, con la que, amparándose en su amistad con el primer edil y «sin el más mínimo reparo», Belén construyó una vivienda de 90 metros cuadrados y un anexo de 120. Tras diversas inspecciones, entre ellas por parte del Consell de Mallorca, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) se personaron en la finca y constataron la existencia de una construcción de nueva planta que nada tenía que ver con la licencia concedida.

Es más, a pesar de las múltiples notificaciones por parte de la Institución supramunicipal, Hidalgo, según el escrito, hizo caso omiso «como en múltiples ocasiones» a los requerimientos efectuados con la intención de «camuflar la construcción ilegal de una vivienda en suelo especialmente protegido, dada la amistad que le unía a Belén» y, de este modo, encubriendo la actuación presuntamente delictiva del ex alcalde.

Fue tras anunciar el Consell la subrogación de las competencias de urbanismo de Andratx cuando se incoó un expediente de suspensión de obras, en septiembre de 2006, un expediente que jamás se tramitó «quedando en el limbo de los archivos», sostiene la acusación particular, «por expresas órdenes de Hidalgo». La acusación reclama además a Belén la demolición de lo construido en estos terrenos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído