La Ertzaintza no se plantea reducir la seguridad por el alto el fuego

La Ertzaintza no se plantea reducir la seguridad por el alto el fuego
Dos miembros de la Ertzaintza introducen fotografías de etarras en un vehículo de la Ertzaintza. EFE/Archivo

La Ertzaintza no se ha planteado reducir la protección que ofrece a las personas amenazadas ni recortar los distintos servicios de seguridad por el comunicado de ETA en el que anuncia un alto el fuego.

La organización terrorista anunció ayer un alto el fuego permanente, de «carácter general» y «verificable internacionalmente», pero los responsables del Departamento vasco de Interior han destacado a Efe que esa declaración de ETA «no muestra una voluntad inequívoca de dejar» de atentar.

Por ello, la Policía vasca no va a efectuar de momento ningún cambio en su estrategia antiterrorista y va a mantener todos los servicios de protección y seguridad establecidos actualmente.

Ahora mismo, han indicado, «no está sobre la mesa» iniciar una modificación de la actividad policial, tal y como prevé el Plan de Reorganización y Modernización de la Ertzaintza presentado el pasado mes de diciembre en el Parlamento Vasco por el consejero de Interior, Rodolfo Ares, que hace referencia a un futuro final del terrorismo.

En dicho plan se reconoce que cuando ETA haya desaparecido definitivamente se «ajustará» el número de agentes de la actual División Antiterrorista y de Información, unidad que pasará a depender de la División de la Policía de lo Criminal.

En ese momento se deberá abordar la revisión de las medidas de autoprotección de la propia Ertzaintza, según explicó Ares, quien anunció también que la actividad de la unidad de acompañamientos (escoltas) descendería progresivamente.

Fuentes de la lucha antiterrorista han indicado a Efe por su parte que el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tampoco se plantean bajar los niveles de seguridad actuales a raíz de este comunicado.

Prueba de ello, han recordado, son las dos detenciones practicadas esta misma madrugada en la localidad guipuzcoana de Zarautz y en la vascofrancesa de Ciboure, donde han sido arrestadas dos personas acusadas de haber adiestrado en el uso de ordenadores a miembros de las FARC y de ETA en Venezuela.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído