La Audiencia de Huesca decreta libertad provisional para el presunto autor del atropello de la Manhattan

La Audiencia Provincial de Huesca ha decretado libertad provisional para el acusado del atropello múltiple de la discoteca Manhattan, Víctor Manuel Gómez Rivero, un día después de quedar visto para sentencia el juicio que se ha seguido esta semana contra él, al entender que no procede prolongar la situación de prisión preventiva.

La Fiscalía ha solicitado 34 años y medio de cárcel por dos homicidios con dolo eventual y delitos de lesiones, mientras que la defensa, que defiende la imprudencia de la acción, ha pedido 5 años y 9 meses de prisión.

Gómez Rivero permanece en prisión preventiva, en el Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza) desde hace tres años y medio, cuando este tipo de medidas tienen una duración de dos años. Sin embargo los jueces, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) a Europa Press, solicitaron una prórroga de la prisión preventiva, para asegurar la presencia del acusado en el juicio.

Una vez celebrado el juicio, la prórroga ha caducado y por ley, la Audiencia Provincial de Huesca se ha visto obligada a decretar para Víctor Manuel Gómez Rivero libertad provisional, hasta que se dicte sentencia, que será aproximadamente en una semana.

La vista contra Víctor Manuel Gómez Rivero, por conducir a 110 kilómetros por hora, en estado de embriaguez, tras haber consumido drogas y arrollar con su vehículo a varias personas en la noche del 28 de julio de 2007, que se encontraban a las puertas de la discoteca Manhattan, ubicada en el Polígono Sepes, de la capital altoaragonesa, ha finalizado este jueves con la práctica de las pruebas periciales y la lectura de las conclusiones. A causa del atropello murieron dos personas y otras ocho resultaron heridas de diversa consideración.

DEFENSA

Por su parte, el abogado de la defensa, Javier Notovoli, ha manifestado que la libertad provisional «no quiere decir que la sentencia vaya necesariamente a imponer única y exclusivamente la pena que ya tiene cumplida, que son tres años y medio de cárcel, pero sí parece ser, todo hace suponer, que será lo suficientemente baja como para que ya no se justifique esta medida de presión preventiva».

Ha añadido que «si no, lo lógico hubiese sido esperar a la sentencia y después, según cuantos fueran los años de pena, decretar o no su libertad provisional, si se decreta ya de antemano es porque la sala ha entendido que ya no es necesaria esta medida de prisión, que ha desaparecido el riesgo de fuga y que aunque no se puede adelantar el contenido de la sentencia todo hace presumir que la pena no será excesivamente elevada».

Algunos de los heridos por el atropello consultados han manifestado que se sienten «sin ánimo» para valorar la decisión que ha adoptado este viernes la Audiencia de Huesca.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído