AMPL- La Policía halló restos de sangre en el dormitorio de Carcaño y en el coche de la madre del Cuco

La Policía Científica halló restos de manchas de sangre en tres puntos del dormitorio del asesino confeso de la joven sevillana Marta del Castillo, Miguel Carcaño, así como en una de las puertas del vehículo, propiedad de la madre del menor conocido como el ‘Cuco’, que supuestamente habrían utilizado los acusados para transportar el cuerpo de la víctima, según han asegurado este lunes cuatro agentes pertenecientes a la Policía Científica.

De este modo, los agentes que participaron en distintas inspecciones oculares del piso de León XIII donde tuvo lugar el crimen han señalado, durante la quinta jornada del juicio contra el ‘Cuco’, que, tras aplicar reactivos específicos para la búsqueda de manchas de sangre como son el luminol y la bencidina, encontraron restos de manchas de sangre en tres puntos del dormitorio, como son en una colcha de la cama de Miguel, debajo de la silla de la mesa del ordenador y en el mismo escritorio, así como en la puerta trasera izquierda del coche de la madre del menor.

En este sentido, fuentes de la Fiscalía han explicado a los periodistas que, en la sesión de este lunes, han prestado declaración cuatro agentes que participaron en las inspecciones oculares del piso donde tuvo lugar el crimen –se realizaron hasta 15 inspecciones y se recogieron más de 300 muestras en total–, quienes han mostrado por medio de fotografías y diapositivas al juez de Menores número 1, Alejandro Vián, los lugares donde se recogieron las muestras que, posteriormente, fueron analizadas e identificadas por los peritos –biólogos y químicos–.

Tras precisar que en el coche de la madre del menor acusado se hizo una inspección ocular en la que se detectaron muestras en la goma de la puerta trasera izquierda que «luego no fueron fructíferas», las mismas fuentes han puesto de manifiesto que tanto el luminol como la bencidina «se utilizan cuando la sangre está muy diluida, seguramente porque se ha limpiado» y que, una vez recogidas las muestras, serán los peritos los que expliquen la próxima semana si, en las manchas analizadas, se han recogido restos de ADN

RESTOS EPITELIALES DE MARTA Y DE MIGUEL EN LA SILLA DE RUEDAS

De igual modo, desde el Ministerio Público han explicado que los cuatro agentes de la Policía Científica que han prestado declaración en la quinta jornada del juicio contra el ‘Cuco’ han dado cuenta de las huellas dactilares pertenecientes al menor de edad halladas en una botella de ron ubicada en el mueble-bar del salón, así como de los restos epiteliales de Miguel Carcaño y de Marta del Castillo encontrados en la silla de ruedas que supuestamente habrían empleado los acusados para deshacerse del cuerpo de la víctima, y de los restos biológicos hallados en el tensiómetro con que Miguel y el menor habrían comprobado si Marta estaba con vida. «Son pruebas suficientes y firmes», han apostillado las fuentes.

De su lado, la abogada de la familia, Inmaculada Torres, ha explicado que, en su declaración, los agentes de la Policía Científica han dicho que, por su experiencia y por la probabilidad existente, los restos hallados tanto en el piso como en el coche corresponden a manchas de sangre, pues el luminol y la bencidina sólo reaccionan cuando hay sangre, añadiendo, por este motivo, que los lugares del piso y del coche donde se encontraron manchas de sangre «fueron lavados previamente».

Asimismo, la letrada ha aseverado que las declaraciones de los agentes «acreditan la tesis de que Marta fue violada y asesinada» en la vivienda de León XIII, y que en la habitación «hubo un episodio violento, algo que demuestra la sangre que hay», mientras que el coche «pudo ser usado» para trasladar el cuerpo. «La prueba que se ha practicado este lunes es muy importante», ha apostillado.

En la quinta jornada del juicio contra el menor de edad han declarado también tres agentes de la Unidad de Delitos Violentos del Cuerpo Nacional de Policía –uno de los cuales tomó la primera declaración al ‘Cuco’–, quienes han aseverado que «no hubo presiones de ningún tipo» al acusado y que éste «habló libremente», por lo que «nunca se le amenazó con detener a su madre», tal y como defendió el procesado durante su declaración ante el juez Alejandro Vián.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído