El diputado Nacho Uriarte (PP) no podrá volver a conducir hasta el 13 de septiembre

El diputado del PP y presidente de Nuevas Generaciones, Nacho Uriarte, no podrá volver a conducir hasta el próximo 13 de septiembre, después de que fuese condenado por el Tribunal Supremo por un delito contra la seguridad vial por haber provocado en la madrugada del 19 de febrero de 2010 un accidente de tráfico en el centro de Madrid cuando conducía con una tasa de alcohol muy superior a la permitida.

El instructor de la causa, el magistrado del Supremo Joaquín Giménez, ha decretado en un auto hecho público este viernes la liquidación de la condena de Uriarte y ha establecido que el diputado seguirá bajo la privación de conducir vehículos a motor hasta el próximo 13 de septiembre.

La liquidación se produce después de que el Alto Tribunal condenase a Uriarte a pagar una multa de 2.400 euros y a ocho meses de retirada de carné de conducir en una sentencia dictada el pasado 17 de enero.

La defensa del diputado alcanzó un acuerdo de conformidad con la Fiscalía del Tribunal Supremo, con lo que el presidente de Nuevas Generaciones evitó la celebración del juicio y tener que sentarse en el banquillo de los acusados.

El instructor Giménez ordena que la fecha de liquidación de condena sea trasladada a la Jefatura Provincial de Tráfico de Madrid.

EL COCHE DE UN AMIGO

El accidente de Uriarte tuvo lugar sobre las 07.00 horas del viernes 19 de febrero. A su paso por la calle Serrano de Madrid, el vehículo de Uriarte colisionó con otro coche que se encontraba parado en un semáforo en rojo, abollándole el parachoques y abriéndole el maletero.

El diputado, según explicó, iba conduciendo el coche de un amigo que iba más ebrio que él. Los policías municipales que acudieron al lugar de la colisión sometieron a Uriarte a un test de alcoholemia que reveló que el diputado conducía con una tasa de alcohol de 0,52 miligramos, más del doble de lo permitido.

El accidente tuvo lugar cuando regresaba a casa después de una velada en casa de unos compañeros. Uriarte iba acompañado de un amigo, que había bebido más que él, por lo que se ofreció a conducir pensando que no superaba la tasa permitida por la legislación vigente.

La repercusión mediática del accidente obligó a Uriarte a dimitir como vocal de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído