La Audiencia condena a 9 años de prisión al holandés que tenía 17 kilos de éxtasis en su casa de Ibiza

La sección de refuerzo de la Audiencia ha condenado a una pena de nueve años de prisión aTjalling Ferdinand Nicolaas Van Ketwich Verschuur, de 44 años y natural de Amsterdam (Países Bajos), como autor de un delito de tráfico de drogas.

El tribunal condena también al ciudadano neerlandés a pagar una multa de 720.000 euros y a sufragar las costas del proceso judicial. La fiscal tuvo que rebajar su petición de pena de doce a nueve años debido a la reforma del Código Penal, que entró en vigor el 23 de diciembre de 2010.

Van Ketwich, que fue juzgado en Ibiza a finales del pasado mes de enero, fue arrestado en junio de 2009, cuando la Guardia Civil encontró en su domicilio de Platja d’en Bossa once kilos de MDMA en polvo y de otros seis, aproximadamente, en pastillas, que estaban ocultos en una bolsa de viaje que había dentro de un armario. Los agentes, además, encontraron en su domicilio 11.490 euros.

Las fuerzas del orden dieron con la droga gracias a la intercepción de un envío que tenía al condenado como destinatario. Fue el 28 de junio de 2009, cuando dos transportistas que llegaron a Ibiza procedentes de Holanda con cinco cajas con 130 kilos de chocolatinas, decidieron comer uno de estos dulces.

Inmediatamente, empezaron a encontrarse mal y a sufrir alucinaciones y decidieron acudir al Hospital Can Misses, donde llegaron gracias a la ayuda de la Policía. Los análisis clínicos determinaron que los dulces que ingirieron los transportistas contenían opiáceos.

Ante la reacción que les causaron las chocolatinas, los cuerpos de seguridad decidieron controlar el destino del envío. Así, la Benemérita dio con Van Ketwich, quien acudió a recoger el envío y, tras ser detenido, permaneció en prisión entre el 28 de junio de 2009 y el 5 de noviembre de 2010, cuando salió en libertad bajo fianza.

La Audiencia ha desestimado la solicitud del condenado de que se tuviera en cuenta su colaboración como atenuante, al considerar que su ayuda no ha servido para encontrar al supuesto propietario de la droga, «un tal Carlos», como lo define el tribunal, y por negarse a responder las preguntas en el juicio.

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído