El tribunal interroga al taxista que ahora dice haber trasladado a un acusado

El tribunal interroga al taxista que ahora dice haber trasladado a un acusado
. EFE/Archivo

El tribunal que juzga la violación y asesinato de Marta del Castillo ha accedido hoy a tomar declaración, como testigo, el próximo lunes, al taxista que ahora ha revelado, sorpresivamente, que trasladó al hermano del asesino confeso al lugar del crimen.

En un auto al que ha tenido acceso Efe, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla reconoce que la declaración de ese testigo «no tiene encaje legal expreso» en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, si bien accede a tomar declaración al taxista y a su esposa por ser una prueba «relevante».

El taxista compareció la semana pasada ante la Policía y reveló que entre las 00.15 y 00.30 horas del 25 de enero de 2009 trasladó a Francisco Javier Delgado, hermano del asesino confeso de Marta, Miguel Carcaño, desde la esquina de las calles Luis Montoto y José Antonio Cavestany -donde se encuentra su bar- hasta León XIII, donde desapareció la menor.

El tribunal accede a la petición del fiscal de tomar declaración, a primera hora del próximo lunes día 21, al taxista Francisco José A.B. y a su esposa Elena N.C., esta última como la persona a la que comentó unos días después de la desaparición de Marta la «casualidad» de que la noche del crimen «había llevado a un individuo a esa misma calle» León XIII.

Según la Audiencia, la situación creada «es de una enorme excepcionalidad», al tratarse de una «prueba de cuya existencia se tiene conocimiento en plena celebración del juicio oral, casi al mes de iniciadas sus sesiones», hasta el punto de que «en los 85 años de experiencia profesional que suman los integrantes de este tribuna en la jurisdicción penal, es la primera vez que una situación así se les plantea».

Todo ello «merece el esfuerzo de una respuesta flexible y generosa con la práctica de una prueba que se presente como relevante, siempre que ello se compatibilice con las garantías del proceso y con la evitación de retrasos».

La «relevancia patente» de los testigos deriva de que con ellos «se pretende acreditar la presencia de uno de los acusados en el domicilio de León XIII, en palabras del fiscal en el marco horario fijado por las acusaciones, compatible con la participación atribuida al procesado en los hechos», explica el tribunal.

Una vez que se hayan practicado dichas testificales, las defensas de los cuatro acusados tendrán de plazo hasta las 10.00 horas del día 28 de noviembre para proponer, en su caso, nueva prueba para combatir aquéllas, precisa el tribunal para garantizar su derecho de defensa.

Por el contrario, la Audiencia no admite la prueba documental referida a declaraciones ante la policía de otros dos testigos, un compañero de trabajo de Delgado en su bar y el empleado del bar que vendió unos kebabs al taxista tras la carrera que hizo con el imputado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído