Acusada de secuestrar a un bebé pide perdón a la madre y lamenta «no poder volver atrás»

La mujer de 33 años y nacionalidad boliviana que ha sido enjuiciada en la Audiencia Provincial de Granada acusada de secuestrar el pasado mes de marzo al bebé de una pareja también boliviana ha pedido «perdón» a la madre del niño y ha lamentado «no poder volver atrás» para enmendar lo ocurrido.

Haciendo uso de su derecho a la última palabra en la segunda y última sesión del juicio en la Sección Segunda de la Audiencia, Marian Norma A.V. ha querido este lunes pedir disculpas «por el daño» que ha podido ocasionar, y ha afirmado que «en ningún momento» intentó robarle a su bebé. «He contestado la verdad», ha dicho la procesada, que el pasado viernes aseguró ante el tribunal que vivió un episodio de «fantasía» después de haber sufrido un aborto y creyó que había tenido un bebé al quedarse con el niño. «No puedo volver atrás, pero si pudiera no hubiera procedido de esa forma», ha señalado la acusada, que ha sido arropada por algunos familiares a su salida de la sede judicial.

La mujer se enfrenta a un total de cuatro años de cárcel por un posible delito de detención ilegal, una petición de pena que han mantenido este lunes tanto la Fiscalía de Granada como la acusación particular, que ejerce la familia del menor. Las dos acusaciones entienden que existen pruebas de cargo suficientes como para condenar a la inculpada, ya que, independientemente de las razones que le llevaron a quedarse con el niño, lo real es que el bebé permaneció un día entero retenido por ella, sin que sus padres supieran dónde se encontraba.

Además, según han informado a Europa Press fuentes del caso, los peritos que han analizado el estado psicológico de la mujer han concluido que no sufre ninguna patología, por lo que se descartaría una posible alteración que le llevara a actuar como lo hizo.

Su defensa mantiene que están descritas las consecuencias de los síndromes postabortos y que probablemente eso fue lo que sumió a la mujer en una «fantasía». «No estaba en sus cabales», ha considerado la letrada que la defiende en su informe final, en el que ha apostado, en el caso de que su patrocinada sea condenada, por que se tenga en cuenta la atenuante de reparación del daño, por su arrepentimiento demostrado, y el articulo 163.2 del Código Penal que establece para los delitos de detención ilegal que se imponga la pena inferior en grado «si el culpable diera libertad al encerrado o detenido dentro de los tres primeros días de su detención, sin haber logrado el objeto que se había propuesto».

ACUSACION DE LA FISCALIA

Según consta en el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, la inculpada conoció a su compatriota M.S.R. el día 27 de marzo de 2011 cuando ésta colocaba anuncios en la calle ofertando el alquiler de alguna de las habitaciones de la casa que habitaba en la calle Fontiveros de Granada junto a su marido y tres hijos. La acusada se le acercó comentándole que estaba interesada en alquilar alguna de esas habitaciones.

La tarde del día siguiente, 28 de marzo, la procesada se desplazó hasta la calle Fontiveros donde le aguardaba M.S.R. junto a su hijo de dos meses de edad. Desde esa calle tomaron un autobús hasta la Plaza de la Caleta, y una vez allí accedieron a una cafetería donde estuvieron unos minutos hasta que la madre del bebé decidió ir al baño. El momento fue aprovechado por Marian Norma A.V. para hacerse con el bebé, con el que abandonó el lugar sin dar cuenta a su madre.

Desde allí se trasladó la procesada hasta su domicilio, en la calle Gonzalo Gallas, donde permaneció durante un corto espacio de tiempo hasta que decidió llamar a una amiga comentándole que quería visitarla. De este modo, la inculpada y el bebé se personó por la noche de aquel día en la casa de su amiga, a la que le presentó al niño como suyo propio alegando que se llamaba Juan. La mujer pasó toda la noche en la casa de su amiga, y ya por la mañana del día siguiente, se dirigió a la vivienda donde trabajaba como cuidadora de un anciano.

Sobre las 15,00 horas de aquel 29 de marzo la mujer volvió a su casa con el bebé, y desde allí salió con el niño hasta que fue detenida por la Policía, que se encontraba al tanto de la denuncia presentada el día anterior por la madre.

Durante el tiempo que los padres del bebé estuvieron privados de su hijo, la acusada no dio señales de su paradero, «pues en ningún momento intentó ponerse en contacto» con ellos.

La Fiscalía pide que en caso de ser condenada y dada «la gravedad de los hechos», la mujer cumpla la pena en un centro penitenciario de España y no sea expulsada del país, «a pesar de hallarse en situación irregular dentro del territorio nacional» cuando ocurrieron los hechos. Además de la pena de cárcel, solicita asimismo que la procesada no se acerque al bebé a menos de 100 metros ni se comunique con él durante un periodo de diez años. El juicio ha quedado este lunes visto para sentencia.

Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído