El digital informa que el Rey da "luz verde" para destituir a Urdangarín de Telefónica

La Casa Real frena en seco a El Confidencial por sus informaciones sobre Urdangarín

"Niega tajantemente" que se haya dado "indicación alguna" a Telefónica

La Casa Real ha hecho público un comunicado el 28 de marzo de 2012 a través del cual se niega tajantemente que el jefe del Estado haya pretendido influir en Telefónica para que echaran a Iñaki Urdangarín.

«Es interés de la Casa de Su Majestad el Rey dejar rotundamente claro que ni el jefe de la Casa, Rafael Spottorno, ni ninguna otra persona de esta institución ha realizado gestiones en este sentido»

La Casa del Rey sale así al paso de las informaciones de El Confidencial que aseguran que esta institución ha dado luz verde al presidente de Telefónica, César Alierta, para despedir al esposo de la infanta Cristina, imputado por el juez que investiga un supuesto uso irregular de fondos públicos por parte del Instituto Nóos.

El comunicado es una clara y contundente respuesta al digital de Alberto Artero y José Antonio Sánchez donde se publicó  un artículo firmado por el periodista José L. Lobo en el que aseguraba que «La Casa del Rey da ‘luz verde’ a Alierta para despedir a Urdangarín de Telefónica»:

Fuentes cercanas a La Zarzuela han revelado a El Confidencial que el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, ha comunicado a Luis Abril, mano derecha de Alierta e interlocutor de éste con la Corona, que Don Juan Carlos «es consciente» de la incómoda situación que supone para Telefónica la continuidad de Urdangarín como consejero y representante de la operadora en EEUU, tras su imputación y posterior declaración judicial. Y que, por lo tanto, «comprendería» el cese de su yerno.

De la información de El Confidencial sorprende, en primer lugar que aluda a «fuentes cercanas a La Zarzuela» cuando la propia Casa Real desmiente la supuesta «luz verde». En segundo lugar porque no suele ser el modus operandi de la Casa Real llamar a empresas para pedir destituciones.

Lo más llamativo es que, desde su privatización en 1997 Telefónica es una empresa que, legalmente, no tiene lazos con el Estado, por lo que ni el Gobierno ni el Rey tienen ninguna facultad para destituirle. Y una llamada de la Casa Real al presidente de empresa privada podría ser contra-productiva, porque el empresario podría perfectamente ignorar la petición e incluso podría ofenderse por un intento de intervencionismo.

Por otro lado César Alierta no necesitaría ningún «empujoncito» para prescindir de los servicios de Urdangarin. El Duque de Palma no es accionista de Telefónica, es un empleado y, si se confirmara la apertura de juicio oral, ninguna empresa de la categoría de Telefónica mantendría en su dirección a una figura condenada. Por lo que Alierta no necesitaría ningún tipo de «luz verde» que enceguece a cierto periodismo daltónico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído