Contratos con Rubalcaba, Sebastián y Garmendia

La ‘Banda de Interligare’ trucó documentos oficiales para forrarse

Los jefes policiales se forraban haciendo favores 'políticos'

La triste realidad es que la trama que operaba en torno a la empresa tapadera Interligare se llevó al menos 2,4 millones de euros públicos entre 2008 y 2010 en concursos falseados

Nueva entrega de la trama corrupta de los ex altos cargos en la era Rubalcaba como ministro de Interior. Interligare utilizó documentos oficiales falsos para camuflar sus deudas y conseguir así contratos en Interior, Industria y Ciencia y Tecnología.

Dirigida por los comisarios Fuentes, Fernández Rancano y Luengo, Interligare falseó documentos oficiales en Hacienda y en la Seguridad Social para conseguir contratos «millonarios«, subraya este 9 de agosto de 2012 el diario El Mundo.

Y lo hizo con ministerios como el de Interior, con Rubalcaba al frente, Industria y Ciencia y Tecnología, con Miguel Sebastián y Cristina Garmendia como titulares de las responsables de la otras carteras.

Si no hubieran falseado este documentación oficial, remarca el diario madrileño, «no podrían haber percibido ni un euro, ya que solo a la Seguridad Social debían 479.000 euros», según contempla la Ley de Contratos del Sector Públicos.

Este fraude ha sido relatado por varios exdirectivos de la consultora a la Brigada de Delincuencia Económica.

«Cuando se interpeló al director general por la imposibilidad de justificación al no estar al corriente de pagos con la Seguridad Social», apuntó uno de ellos, «H. C. (ex trabajador de la consultora) manifestó la posibilidad de presentar un certificado falso».

Una práctica que «ya se hizo en otro proyecto».

OFRECÍAN ‘TECNICAS DE LA CIA’

«Metodologías reservadas para la CIA, la NSA o el CNI buscan mercado entre las empresas nacionales. Interligare, una compañía de capital 100% español, pretende popularizar estos sistemas».

Corría el año 2009 y la empresa Interligare se presentaba sin complejos en los medios:

“Una compañía con compromiso patriótico”.

“Si ayudamos a nuestro Gobierno, ayudamos a España”.

Entre los servicios que ofrecían estaba el de “rastrear cientos de miles de fuentes de información en Internet (y bases de datos) buscando patrones, coincidencias y relaciones a una velocidad impensable para el ser humano”.

Desde Interligare explicaban a sus potenciales clientes que:

«Los sistemas de Inteligencia se utilizan para monitorizar, analizar y emitir conclusiones sobre lo que ocurre o puede ocurrir en una porción del mundo, al servicio de unos intereses determinados».

El Economista titulaba: Interligare apuesta por instalar una ‘CIA’ en cada empresa.

La triste realidad  es que la trama que operaba en torno a la empresa tapadera Interligare se llevó al menos 2,4 millones de euros públicos entre 2008 y 2010 en concursos falseados. 

La Brigada de Delicuencia Económica de la Policía Judicial concluye en el informe enviado al juzgado que “bajo la apariencia de la seguridad nacional” se concedían contratos sin publicidad a “personalidades que fueron relevantes en Interior”.

Uno de esos contratos es la adjudicación desde el Departamento de Infraestructuras de Interior de “una serie de servicios como el desarrollo de la aplicación informática del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA)”.

Desde el centro se filtró a la prensa la inquietud que les producía estar obligados por ley a publicitar en las webs del Estado sus principales concursos y adquisiciones.

 

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído