Comienzan a aflorar las críticas al presidente de la SGAE

«Antón Reixa está manejado por el gremio de los editores y las multinacionales»

Los críticos denuncian una gestión «nefasta» por parte de Reixa que ha llevado a ese descenso recaudatorio

"Antón Reixa está manejado por el gremio de los editores y las multinacionales"
Antón Reixa. EFE

Antón Reixa, elegido presidente de la SGAE hace ahora justo un año, está en la picota por una gestión que sus críticos ya califican como «nefasta».

Los críticos –cuenta el diario El Mundo– aparecen capitaneados por Fernández-Sastrón, el eterno opositor a Bautista, y con autores, algunos de ellos, de pasado teddysta. El bando oficialista, que sostiene a Reixa y denuncia «maniobras para volver al pasado», aparece fortalecido por el gremio de los editores: fundamentalmente las discográficas multinacionales.

Los críticos denuncian una gestión «nefasta» por parte de Reixa que ha llevado a ese descenso recaudatorio. Aseguran que «SGAE ha dejado de cobrar para dar una mejor imagen ante la sociedad». Que «el buenismo se ha instalado en la institución por una cuestión de imagen, y el que lo sufre es el socio con sus liquidaciones». Y apuntan a una partida muy determinada: la del «pendiente de identificar».

Desde que a principios de los 90, por impulso de Bautista, la Sociedad comenzara a ingresar grandes cantidades por derechos de autor, las partidas no asignables claramente a un artista fueron acumulándose en un cajón, al que se puso etiqueta: «Pendiente de identificar».

Pero, cuando la Guardia Civil irrumpe en escena, en ese cajón hay nada menos que 180 millones de euros, «y dicen que eso no puede ser, que qué hace eso ahí», admite un consejero actual que, como casi todo el mundo en la guerra eterna de SGAE, prefiere disparar desde el anonimato.

«COBROS PENDIENTES DE IDENTIFICACIÓN»

La cuestión, remata El Mundo, es que los actualmente críticos denuncian que la multinacional Warner, por medio de su presidente, el también consejero de SGAE Álvaro de Torres, se ofrece a arrimar el hombro para adjudicar obras no identificadas «por valor de 100 millones de euros». Aportan, además, el acta de la comisión rectora en la que, en efecto, De Torres hace el ofrecimiento y Paco Galindo, secretario general (y superviviente del teddysmo, dicho sea de paso), «acepta en nombre de la Sociedad», como consta en el documento.

Según un comunicado remitido a la redacción de este medio, los sectores críticos denuncian que:

La SGAE se desangra pero lo peor es que parece que va tocada de muerte. Y antes de que perezca hay que  llevarse todo lo que quede. El pendiente de identificar (dinero que SGAE no sabe de quién es y tiene provisionado en una bolsa financiera que sirven de colchón económico) se ha repartido, según unos, de manera supereficiente y,  según otros, de manera irregular., tanto como que, incluso, se sabe que en una Junta Directiva SGAE se aprobó que empleados de Warner fueran a la sede SGAE a ayudar a identificar el dinero del pendiente de identificar, una cantidad que rondaría los CIEN MILLONES DE EUROS.

De ser esto cierto, ese reparto del dinero de obras sin identificar rozaría probablemente el delito.  Dicen en los pasillos de SGAE que  todo se ha hecho correctamente y  gracias a su eficiencia y magnificencia han logrado repartir el dinero del pendiente de identificar de millones de títulos de cuatro años con un equipo de unas veinticinco personas en unos pocos meses. El jefe de reparto fue despedido, dicen, por negarse a ser cómplice de ese reparto. ¿Quienes se supone que han sido los grandes beneficiados de ese reparto que era el músculo financiero de la SGAE?:  una vez más, los Editores de las discográficas multinacionales pues su cuota de mercado es la mayor.

Y después de conseguir el botín del pendiente de identificar parece que ahora van a por lo único que queda en la nave, que es el dinero que pagan  las televisiones nacionales y que hasta ahora ha sido para autores  en su mayoría españoles.  Según Reixa y sus apoyos en el consejo, no es justo que el autor de la sintonía de «Gran Hermano»  que suena en Tele5 a todas horas cobre más que el autor de   «Higway to Hell» que  sólo suena habitualmente en ROCK FM  pero  muy ocasionalmente en TV apelando grandilocuentemte a la «dignidad autoral» (que ellos pisotean) van a debatir sobre como cambiar el reparto para que el músico español que ha trabajado para crear su catálogo y ha sabido, o conseguido,   posicionarlo en los medios televisivos  deje de cobrar. Pronto veremos cómo el dinero de los autores españoles va  al editor de Maddona, de  U2 o de los Beatles con destino a Miami o donde esté la matriz de la empresa.

CRÍTICAS EN FACEBOOK

Las críticas también se hacen oír en Facebook. José De Eusebio, socio 63.125 de SGAE, ha escrito en su cuenta de la red social que «las palabras filtradas del Sr. Álvaro De Torres, Consejero de SGAE desde siempre y principal valedor, junto con el resto de editores, de la gestión de Reixa en SGAE, en las que califica la obra de casi 700 autores de TV como «infumable», no se han conocido por casualidad en estos días.

El comunicado, dirigido a una serie de productores, se filtra muy probablemente como cortina de humo ante la más que posible supuesta imputación de diversos delitos por administración fraudulenta y apropiación indebida de una serie de personas (no nombro a ninguna de ellas, claro) que, mágicamente, han identificado cientos de millones de euros en SGAE del Pendiente de Identificar en tan sólo unos meses.

Además, tras un exhaustivo análisis de las cuentas que podemos leer en las Auditorías y Memorias de 2012 (no recibidas por socio alguno de manera física como manda la ley, que yo conozca), nos da una serie de pistas de dónde está financieramente SGAE en estos momentos: puedo afirmar sin ninguna duda que, de no producirse un maquillaje que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte dudo que apruebe finalmente, SGAE perdería este año entre 35 y 36 millones de euros.
Datos, claro, que se han de tapar como sea ante las inminentes Pre-Asambleas y Asamblea General. Aunque no lo van a conseguir.

SGAE, financieramente, ya no existe. Y, si no me equivoco mucho, las declaraciones «filtradas» de D. Álvaro De Torres, repito, quien maneja a Reixa y la SGAE con los votos editoriales, indican una dirección de posible y supuesta responsabilidad de toda una Junta Directiva y Consejo de Dirección que, al no haber dimitido cuando debían, y bien pudiera ser ahora mismo, pueden ser cómplices de uno de los mayores escándalos financieros de la historia de este país.

Periodista Digital ha intentado contactar sin éxito a la SGAE para recabar una valoración oficial de estas informaciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído