"Uno de los problemas del sistema judicial es que está "perjudicado por gente que trabaja en el aparato"

Juez Silva: «Cuando la Justicia tiene que ver con personajes poderosos cambia todo»

El magistrado que ordenó el ingreso de Blesa en prisión

No podré demostrar si mi instrucción sobre el 'caso Blesa' era buena si no me dejan terminarla

El juez Elpidio José Silva, que se sentará en el banquillo el próximo 16 de octubre de 2013, por la querella de la Fiscalía en el ‘caso Blesa’, se ha mostrado convencido en ‘La Sexta Noche’ -este 12 de octubre de 2013- de que la Justicia no es igual para todos y de que esta diferencia termina quemando al ciudadano de a pie:

«El ciudadano que se levanta a las 6 de la mañana para trabajar, el que se tiene que operar, el que tiene que hacer obras en su casa; todos estos ciudadanos lo único que exigen es que cuando la Justicia tenga que funcionar, al menos funcione para todos».

«Si un juez español, está satisfecho de cómo funcionamos, me atrevería a decir que tiene un problema personal. Esto no es serio, la Justicia no funciona bien».

 «La Justicia tiene un funcionamiento bifronte, depende de los casos. Además, tiene un funcionamiento bastante demoledor, bastante lento, que cuando pasa por encima recuerda a una rueda de molino. Es un funcionamiento que tarda en llegar pero que cuando llega, hace bastante daño».

«Cuando la Justicia tiene que ver con personajes ilustres, que tienen poder político o económico, se alteran todas las constantes. El norte pasa a ser el sur, el este pasa a ser el oeste y cambia todo».

Iñaki López, el presentador del proegrama, le preguntó este sábado si hablaba de dos tipos de Justicia, una para el ciudadano y otra para el poderoso.

El polémico juez matizó:

 «Desde la concepción del propio juez, nosotros entendemos que para todo el mundo es igual. Esto no es un postulado mío. Ahora bien, hay una presión cuando hay determinados imputados que altera todo eso».

No ha sido está la última aparición en los medios del juez Elpidio José Silva. La víspera había estado en ‘Espejo Público’ de Antena 3, donde afirmó que a la larga se demostrará que la instrucción que él estaba llevando a cabo era «sobradament» acertada.

«No podré demostrar si mi instrucción sobre el ‘caso Blesa’ era buena si no me dejan terminarla».

Silva ha señalado que aunque lo parezca, la investigación no es «cosa de horas» y que si decidió decretar prisión para el expresidente de Caja Madrid es porque «además del riesgo de fuga, era muy importante preservar que no va a haber relaciones o conversaciones que estén implicadas en el proceso».

«El sistema judicial está siendo perjudicado por gente que trabaja en él»

El juez Silva ha querido reseñar que el fiscal que se ha querellado contra él tiene también una querella presentado por Manos Limpias.

«Esto es un espectaculo que me costaría explicarselo a compañeros franceses y británicos».

En todo momento, Silva ha señalado que su conciencia está tranquila porque siempre se ha sometido al imperio de la ley:

«Soy un funcionario publico que trato igual a cualquier ciudadano (…) lo he demostrado durante 20 años».

Además, ha hecho hincapié en la dificultad de desarrollar procedimientos contra personas que tienen una relevancia social, ya que «el asunto se complica»:

«Un auto que puede ocupar tres folios si se tratara de cualquier otro ciudadano, en su caso debe ocupar 50»

El juez ha arremetido contra el sistema judicial, del que dice haber recibido «todo tipo de presiones», refiriéndose a sanciones disciplinarias, medios de comunicación mal informados y personas que hablan sin conocer, y afirmó:

«Hay gente que entra en el sistema porque lo quieren, y puede haber gente dentro de él que lo está atacando».

El magistrado también criticó haber sido víctima de todo tipo de acusaciones a nivel personal, y se preguntó si alguien que sufra realmente algún tipo de desequilibrio mental hubiera soportado esa tensión.

El juez, que está paseándose por los medios de comunicación, dio hace unos día suna larga entrevista a la revista Vanity Fair:

«Cuando ingresas a alguien en prisión preventiva no lo estás condenando. Lo haces para llevar a cabo una protección de pruebas y diligencias. A día de hoy yo no sé si Miguel Blesa es o no culpable, obviamente, pero no puedo pensar que estaba equivocado, claro».

Silva admitía en la entrevista que no se siente perseguido, como persona, pero que sí le molesta trabajar en un ámbito judicial que «no funciona».

Y no dudaba en calificar la justicia española como una vergüenza:

«Presenta una situación vergonzante. También en lo físico: basta ir a un juzgado como los de plaza de Castilla y ver cómo se trabaja: instalaciones, medios, espacio… Eso no es presentable. La presentación arquitectónica de los edificios tiene algo de sumidero».

Sobre la suspensión de cuatro meses que le ha impuesto el CGPJ, el magistrado recuerda:

«Es la primera vez en la historia judicial que un fiscal se querella contra un juez por prevaricación. Esto no había pasado nunca. Parece que la movilización y las contiendas se han llevado más allá de lo razonable».

El juez va más lejos y llega a afirmar que hay que plantearse si el caso Bárcenas no ha podido ser «una cortina de humo»:

«Para tapar los grandes casos abiertos en materia de gestión de cajas de ahorro, fundamentalmente Bankia y Caja Madrid».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído