El aquelarre ha sido autorizado por el juez Pedraz

La comida de la vergüenza: 309 asesinatos detrás de la mesa en el Matadero de Durango

Ochenta ex presos de la banda, entre ellos el pistolero «Kubati» e Inés del Río, brindan a las víctimas de ETA una foto de 'familia'

El acto se hace con toda la intencionalidad y a sabiendas del dolor que para las víctimas del terrorismo ha supuesto la derogación de la doctrina Parot y la excarcelación de los 63 terroristas» que participarán en la convocatoria

Vía libre para el aquelarre terrorista en el antiguo matadero de Durango. Y antes de irse a comer se han hecho una fotografía vomitiva.

De pie y agrupados detrás de una mesa ocupada por cuatro portavoces, unos ochenta ex presos de ETA han realizado su anunciada foto de «familia» en el recinto Cafe-Antzoki de Durango.

Después de que el juez Pedraz autorizara la convocatoria con el visto bueno del fiscal, con un «Egun on eta urte berri on» (buenos días y feliz Año Nuevo, en euskera) se ha dado comienzo a la lectura del comunicado del colectivo de presos de ETA (EPPK).

Entre los asistentes se hallaban ex dirigentes de la banda como José Antonio López «Kubati» -condenado por trece asesinatos consumados y 16 frustrados a penas que suman 1.210 años de cárcel de los que, tras el fin de la Parot, ha cumplido 26 años-, que ha sido el encargado de leer un segundo comunicado de prensa, esta vez en nombre de los ex presos allí reunidos.

El pistolero «Kubati» ha pedido «amnistía» y «autodeterminación».

«Somos conscientes de que nuestras palabras pueden generar sentimientos contrapuestos que a más de uno generará inquietud», ha indicado durante una declaración leída en la que no han mostrado arrepentimiento alguno por el más de medio siglo de terror de la banda terrorista.

Sin admitir preguntas de los periodistas, «Kubati» ha incidido en el «valor político» del colectivo de presos de ETA y ha asegurado que «seguirán trabajando por la libertad de nuestro pueblo» con el «mismo compromiso e ilusión renovada».

«Está en nuestras manos quebar el bloqueo», ha recalcado el pistolero de ETA, asegurando que la solución del conflicto vasco «se debería concretar en el derecho a decidir que tiene el pueblo vasco».

Además, ha defendido que los convocados hoy son «víctimas de la política de excepción del Estado español», como ha corroborado, a su juicio, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo con su sentencia contra la doctrina Parot, y ha indicado que suman 1.500 años de condenas, omitiendo la cifra de 309 asesinatos cometidos por los etarras excarcelados hasta ahora.

Kubati ha invocado el «movimiento vasco de liberación», que ha «conllevado» la decisión de ETA la «lucha armada», a la que aseguran sumarse con «total conformidad» y el «compromiso personal de nuevos pasos».

Presentes han estado también excarcelados tras el fin de la doctrina Parot, como Javi de Usansolo, recibido con cohetes y repique de campanas en su pueblo, Píritz, y la propia Inés del Rio, origen de la sentencia de Estrasburgo que inició las excarcelaciones. También se encuentran otros ex presos que salieron de la cárcel hace años, como Jon Aguirre Aguiriano, asesino de un niño de 13 años.

Entre el grupo se hallaba, en penúltima fila, la abogada de presos de ETA, Arantza Zulueta, quien según las Fuerzas de Seguridad del Estado está detrás de la organización de este acto.

Al término de la «rueda de prensa», los ex reclusos se han vuelto a saludar sonrientes con abrazos y otros gestos de complicidad para tomar parte del ágape de «confraternización» previsto.

«Estábamos casi todos», ha asegurado «Kubati», pese a las dudas de los periodistas para identificar a cada uno. Pero lo cierto es que ha habido algunas «bajas» notables y no han comparecido algunos de los duros como Troitiño o Txikierdi.

Fue en ese momento, rompiendo el plácido guión diseñado por los terroristas y tras escuchar los aplausos que se dedicaban a si mismos los asesinos, cuando uno de los periodistas presentes en la sala se levantó, caminó unos pasos y les preguntó a la cara por qué no pedían perdón por los asesinatos cometidos.

«¿No van a pedir perdón a las víctimas?».

El periodista es Cake Minuesa, un reportero de raza que dirige y presenta ‘Daños Colaterales’, programa de Intereconomía Televisión.

No le respondieron y terminaron empujándo a Cake hacia la salida.

LA JUSTICIA VACILA

La justicia autorizó finalmente su celebración al estimar que no podía prohibir un encuentro de «personas libres» organizado de forma privada, aunque luego se haya mandado convocatoria a los medios de comunicación.

EL JUEZ PEDRAZ Y SUS MELINDRES

No es la primera vez que Pedraz alude a la imposibilidad de aplicar el derecho con carácter preventivo. Es significativo un auto que dictó en enero de 2011 ante la convocatoria de una manifestación a favor de los presos de ETA en Bilbao, en esa ocasión, con el agravante de que la supuesta exaltación de la banda que denunciaban las víctimas era en la calle.

El instructor ya dijo entonces que perseguir una «modificación de la política penitenciaria» no es «ilegítimo», ya que no se puede prohibir el «elogio o la defensa de ideas o doctrinas, por más que éstas se alejen o incluso pongan en cuestión el marco constitucional». Lo contrario atentaría, dijo entonces, contra la libertad de expresión.

En la denuncia que dio lugar a la apertura de estas diligencias, Dignidad y Justicia sostenía que la comparecencia pública y posterior comida de los excarcelados organizada en el Café Teatro Antzokia tiene como objetivo «mostrar su apoyo y solidaridad, con el consiguiente homenaje, al resto de miembros de la organización terrorista ETA que aún se encuentran encarcelados».

«Triunfo de una estrategia»

Aseguraba que la convocante del acto es una «subestructura del EPPK» dirigida por Arantza Zulueta, abogada imputada en una causa que investiga a varias personas que supuestamente servían de enlace entre ETA y sus presos.

Recordaba también esta asociación de víctimas que el EPPK forma parte del entramado de la banda terrorista y se encarga de «procurar la cohesión y la adherencia de los presos que cumplen condena por actos terroristas siguiendo los postulados de ETA (a los que llama presos políticos vascos), para evitar individualismos y acciones personales al margen de la banda terrorista».

En la misma línea, en su denuncia posterior la AVT pidió la prohibición del acto porque su finalidad es apoyar a etarras presos y «escenificar el triunfo de la estrategia de la organización terrorista ETA sobre las víctimas del terrorismo».

«Dicho acto se hace con toda la intencionalidad y a sabiendas del dolor que para las víctimas del terrorismo ha supuesto la derogación de la doctrina Parot y la excarcelación de los 63 terroristas que participarán en la convocatoria».

La AVT solicitaba que si finalmente se permitía la celebración del acto, se hiciera un especial seguimiento:

«Y que se disuelva en el caso de que se verifique cualquier alusión como la de presos políticos, tergiversación del lenguaje, proclamas a favor de miembros de la organización terrorista, o exhibición de fotografías de presos por actividades de la organización terrorista ETA».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído