El exministro afirma rotundo que no se va a esconder

Rodolfo Martín Villa quiere declarar ante la juez argentina que pide su extradición

"Ni soy amnistiado ni he cometido ningún delito, y me tengo que defender",

Rodolfo Martín Villa quiere declarar ante la juez argentina que pide su extradición
Rodolfo Martín Villa. DL

Martín Villa insiste en que no necesita el "parapeto" del Gobierno, que rechaza la extradición

El exministro Rodolfo Martín Villa tiene intención de prestar declaración ante la juez argentina María Servini, que ha pedido la extradición de varios cargos del franquismo en su investigación contra los crímenes del régimen.

Según ha explicado el propio Martín Villa en declaraciones a Radio Nacional de España, quiere defenderse sin usar como «parapeto» la decisión del Gobierno de no extraditar a los afectados alegando la prescripción de los hechos y la Ley de Amnistía.

«Para eso tenía que haber cometido algún delito que fuera objeto de esa ley».

Martín Villa, que está estudiando los consejos de sus abogados, ha explicado que aún no está claro cómo se materializará esa declaración, ya que considera que no tendría que viajar a Buenos Aires, sino que podría hacerlo a través de una comisión rogatoria, por escrito, por videoconferencia o a través de una cooperación jurídica internacional.

«Quiero declarar ante la juez, y además soy un hombre de orden (…) Sé que la juez estuvo en julio en España y habló con muchas personas, pero a mí, a me consta que tampoco a otros ministros de la lista, no nos ha llamado. Es extraño».

«Refugiarme tras el parapeto de la no extradición no lo haré nunca. No haré eso ni me defenderé porque los delitos hayan prescrito, ni admitiré que se me aplique la ley de amnistía, porque para aplicármela tenía que haber cometido algún delito que hubiera que amnistiar. Ni soy un amnistiado ni he cometido ningún delito».

El exministro también ha avanzado que, puesto que se trata de una cuestión política, está valorando la posibilidad de pedir una comparecencia ante el Congreso de los Diputados. La juez persigue a Martín Villa por los sucesos de Vitoria de marzo de 1976, que dejó cinco muertos en la represión de una huelga general.

Al respecto, Martín Villa ha destacado que él «no tenía mando» sobre la Policía en los sucesos de Vitoria:

«No tenía las responsabilidades que se me imputan, es que no las podía tener».

Martín Villa ha explicado que hasta ahora no ha recibido ningún documento «por cauce oficial alguno», y tampoco lo han hecho otros compañeros de esta lista con los que mantiene contacto: Alfonso Osorio y Fernando Suárez.

El exministro ha dicho que puede entender que, dentro de una interpretación «desmesurada» de la justicia universal, se le llamara a declarar para que testificara sobre su etapa como ministro de la Gobernación o como gobernador civil de Barcelona.

«Lo podría entender, me parecería fuera de lugar pero lo podría entender».

«Que quede claro, voy a solicitar poder declarar ante la juez, procuraré hacerlo de la forma más cómoda y más segura para mí, pero lo voy a hacer, así lo he pensado desde el principio»o.

También ha lamentado que la juez que instruye el caso y que inició las investigaciones en 2010 haya escuchado numerosos testimonios pero no el suyo.

Mientras, la Policía española se ha limitado a trasladar a la Fiscalía de la Audiencia Nacional la petición de la juez Servini.

Interpol Argentina notificó el pasado 4 de noviembre a la juez, que instruye la única causa abierta en el mundo contra los crímenes del franquismo, que había remitido a su oficina de Madrid una «comunicación muy urgente» solicitando la detención de los exministros José Utrera Molina y Rodolfo Martín Villa y los otros 18 cargos franquistas cuyo arresto y extradición reclama la magistrada.

Uno de los reclamados, Antonio Barrera de Irimo, falleció recientemente.

Además, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, mostró este miércoles su convencimiento de que se denegará la entrega de los 19 imputados porque los delitos que les imputa Servini de Cubría «están prescritos en España» y «por la ley de Amnistía de 1977».

Las víctimas del franquismo necesitan una respuesta a sus denuncias, según ha defendido en una entrevista en la Cadena SER el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que abrió en 2008 una causa para investigar los crímenes del franquismo por la que fue suspendido y que le costó una acusación de prevaricación (fue absuelto).

Garzón ha dado por hecho que no habrá extradición y que la petición de Servini «tendrá el mismo recorrido que la anterior reclamación» pese que, a su juicio, los crímenes que investiga «no son amnistiables».

«La polémica está ahí. Estamos batallando a todos los niveles en la defensa de estos principios básicos contra la impunidad».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído