Encargaron el asesinato de la pareja sentimental de ella y del suegro de él

Los amantes que contrataron a un sicario en Madrid para poder quedarse con una funeraria

El fiscal pide 23 años de prisión para cada uno

Los amantes que contrataron a un sicario en Madrid para poder quedarse con una funeraria
Muerte, muerto, cadáver. RIP

Ana Belén convino con dicho hombre en pagarle cuatro mil euros por cada muerte, tres mil al cerrar el trato y otros mil al finalizar

El fiscal pide 23 años de prisión para dos amantes que encargaron a otra persona matar a la pareja sentimental de ella y al suegro de él para quedarse al frente de la empresa funeraria de la que este último era propietario y en la que todos ellos trabajaban, aunque al final no se ejecutó su plan.

El juicio por esta causa está previsto que se celebre a partir del miércoles 4 de febrero de 2015 en la Audiencia Provincial de Madrid y en el mismo cada uno de los dos acusados se enfrenta a dicha pena por dos delitos de proposición para cometer asesinato, informa el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad madrileña (TSJM).

LOS HECHOS

Según el Ministerio Público los procesados, Jesús M.P. y Ana Belén E.G., puestos de común acuerdo, decidieron matar a José Antonio P.J. y a Mariano L.P., para lo cual entraron en contacto con un hombre que figura como testigo protegido en la causa.

Ana Belén E.G. mantenía una relación sentimental con José Antonio P.J. análoga al matrimonio y simultánea a la que llevaba en secreto con el acusado Jesús M.P. A su vez Mariano L.P. es suegro de Jesús M.P. y propietario de la empresa funeraria en la que trabajaban los dos procesados, ella de recepcionista y él de comercial, al igual que José Antonio P.J.

En septiembre de 2008 y durante los cuatro meses posteriores, Ana Belén llamó al hombre que figura como testigo protegido para manifestarle que había que «eliminar» a Mariano porque de este modo el otro acusado, Jesús, se quedaría al frente de la empresa al ser su yerno.

4.000 euros por cada asesinato

También le manifestó que quería matar a José Antonio porque según ella le acosaba sexualmente y porque sería el primero en sospechar de que ella y Jesús tenían algo que ver en la muerte que estaban planeando de Mariano.

Ana Belén convino con dicho hombre en pagarle cuatro mil euros por cada muerte, tres mil al cerrar el trato y otros mil al finalizar.

También le dijo que primero había que matar a José Antonio en el aparcamiento de la empresa y luego a Mariano en su domicilio a las afueras de Madrid.

El 23 de enero de 2009 el acusado Jesús M.P. dio orden a su banco para que transfirieran tres mil euros a otra cuenta, de la que sacó el dinero en efectivo para entregárselo a su compinche, que se lo dio en mano al hombre al que habían encargado los crímenes.

También le entregó un sobre con una fotografía de una cena de Navidad en la que estaba José Antonio y por Bluetooth le remitió otra de Mariano para que pudiera identificarles, y asimismo le indicó que la alarma de la casa de este último no funcionaba.

Sin embargo, ese mismo día el hombre que había recibido el encargo contactó con la Comisaría de Policía de Alcalá de Henares y denunció los hechos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído