"La inviolabilidad no debe impedir su admisión a trámite"

El TC admite la demanda de filiación paterna de Ingrid Jeanne Sartiau contra el Rey Juan Carlos

Se ha tenido en cuenta la prueba aportada, un acta notarial de la madre de la demandante que narra "la relación esporádica" donde se produjo el embarazo

El TC admite la demanda de filiación paterna de Ingrid Jeanne Sartiau contra el Rey Juan Carlos
Ingrid Sartiau. PD

El Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha acordado admitir la demanda de filiación paterna de Ingrid Jeanne Sartiau contra el Rey Juan Carlos.

El auto, con fecha de este miércoles 4 de febrero de 2015, según recoge ‘El Economista’, y del que es ponente el magistrado Ferrándiz, considera competente a la Sala Primera para conocer el asunto.

En él se valora que los hechos son anteriores a su proclamación como Rey, y por ello, «la inviolabilidad no debe impedir su admisión a trámite».

El 4 de septiembre el Juzgado de Primera Instancia número 90 aceptó la demanda pero la remitió al Supremo por la condición de aforado de Juan Carlos I. Ahora el alto tribunal es quien toma la decisión.

El auto asegura que se ha tenido en cuenta la prueba aportada, un acta notarial de la madre de la demandante que narra «la relación esporádica» donde se produjo el embarazo y «los contactos con personas de las que se dice son parientes del demandado».

Según la sala, aunque esos medios serían «insuficientes», «constituyen un principio de prueba bastante para la admisión a trámite». O lo que es lo mismo, que no puede dar la razón a la demandante y que por eso se abre una investigación que terminará en un juicio oral.

La carta de Sartiau

Sartiau envió una carta a la Casa Real en abril de 2013 en la que aseguraba tener «serias pruebas» de que el Rey Juan Carlos es su padre y negaba ser hermana del español Alberto Solá que dice ser el primogénito.

Así lo expone la Fiscalía en el recurso en el que solicitaba la inadmisión de ambas demandas de paternidad porque las pruebas de ADN «demuestran que no tienen el mismo padre biológico, por lo que son incompatibiles entre sí».

«Sartiau lamenta haber acudido a la vía judicial para solventar su filiación paterna y se vio presionada por Solá y por los medios», expone la ciudadana belga, que explica que un primer análisis arrojó un 91% de posibilidades de que fueran hermanos pero un segundo estudio concluyó que los marcadores genéticos «no eran coincidentes».

Con todo, concluye que Ingrid Sartiau sigue contando con asistencia letrada al existir «serias pruebas -que no concreta- que indican que su padre es S.M. Don Juan Carlos».

«Esperemos que de la recepción a la presente, contesten lo antes posible sobre la filiación paterna solicitada», finaliza.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído