Listas PD

Los 12 consejos para evitar que te roben la casa este verano

Son consejos tan viejos como efectivos para evitar que los ‘cacos’ entren en casa cuando nos vamos de vacaciones, y por eso la Policía y la Guardia Civil no se cansan de repetirlos: cerrar bien puertas y ventanas, simular que estamos y no publicar en las redes sociales nuestra ausencia.

Mantener la casa a salvo en verano no es difícil si se toman unas medidas básicas de seguridad que, a pesar de que los tiempos han cambiado y los ladrones se modernizan, siguen siendo las mismas de siempre porque la máxima del ‘caco’ también es antigua: entrar donde le es más fácil para no perder tiempo y no ser descubierto.

En los últimos años se ha añadido a los consejos tradicionales la recomendación de no publicar en las redes sociales la típica frase que más o menos reza: «Genial: empiezo las vacaciones y disfrutaré un mes en la playa», ya que nunca se sabe quién nos lee y algunos supuestos «amigos» en Facebook o Twitter pueden no serlo tanto.

Los ladrones, a veces más organizados y experimentados y otras menos, suelen cerciorarse de que no hay nadie, bien observando que el piso parece vacío y nadie contesta al timbre, o bien colocando unos pequeños plásticos en la puerta para comprobar, un rato después, que nadie ha entrado.

Una vez que consideran el camino despejado, abren la puerta mediante diferentes métodos, como el «resbalón» (pasar un plástico por el pestillo, que se abre si no se ha echado la llave) o el «bumping» (hacer saltar el bombín de la cerradura metiendo una especie de llave maestra).

En este primer fin de semana de julio, en el que muchos españoles parten de vacaciones, la Policía y la Guardia Civil nos recuerdan que hay que cerrar muy bien ventanas y puertas, estas últimas con varias vueltas de llave, ya que de lo contrario podemos ser víctimas del citado «resbalón».

Otro consejo de oro, según fuentes del Ministerio del Interior que recopilan los consejos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, es que la vivienda parezca habitada, con temporizadores que enciendan las luces, o bien con un método más humano como que un vecino pase un rato de vez en cuando.

Este vecino también puede recoger el correo del buzón para evitar dar pistas y, si estamos en un entorno rural, comprobar que nadie ha entrado en la casa.

Los objetos de valor deben guardarse a fondo porque muchas veces los ladrones solo cogen lo que les pilla más a mano, y además es conveniente tener un inventario con su modelo, marca y número de serie, ya que así los podremos acreditar que son nuestros si son recuperados.

Otra manera de evitar robos, en este caso a vecinos, es no abrir el portal a desconocidos, así como llamar a la Policía o a la Guardia Civil ante cualquier sospecha, ya que para «para los ladrones todos los ojos son cámaras de seguridad», insisten los expertos.

Si el mal ya está hecho y encontramos la puerta de casa abierta o alguna ventana rota, debemos quedarnos fuera y llamar a los agentes, sin pretender enfrentarnos a los ‘cacos’, porque «nunca» se sabe qué actitud tendrán, detalla una portavoz de la Policía.

Según la última estadística oficial del Ministerio del Interior, referida al primer trimestre de este año, los robos con fuerza en vivienda han aumentado un 7,7 por ciento con respecto al mismo período del año anterior.

Hay comunidades en las que el dato aumenta significativamente, como en Asturias (+78 %), Cantabria (64,7), Melilla (45,5), Ceuta (25) y Madrid (22,4).

Precisamente esta semana la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, destacó que la tendencia en esta Comunidad es a la baja, ya que según los datos que avanzó en mayo han bajado estos robos un catorce por ciento y en junio un ocho.

Lo hizo precisamente en la rueda de prensa en la que informó de la desarticulación de dos cédulas de la banda georgiana Kanonieri Kurdi, con la detención de dieciocho ladrones profesionales de pisos que llevaban meses actuando «frenéticamente» en Madrid.

También esta semana la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES) ha recomendado extremar la precaución este verano, «después de los últimos datos oficiales de robos con fuerza en domicilios que suponen un aumento del 7,7 %».

Lo ha hecho en un comunicado en el que sostiene que «las bandas criminales están cada vez más especializadas y las cerraduras instaladas en España son cada vez más antiguas y vulnerables».

EN RESUMEN:

  • Desconfía de los desconocidos
  • Nunca abra la puerta del portal y la de su vivienda a desconocidos, pues no solamente compromete su propia seguridad sino también la del resto de sus vecinos. En este sentido, además de los falsos revisores de gas, cada vez son más los falsos comerciales de telefonía móvil o compañías eléctricas que intentan acceder al inmueble. Y no sólo con el firme propósito de estafar sino también para sacar información de los pisos -personas que habitan la vivienda, edad, distribución de las estancias, etc.-.
  • Intenta conocer a tus vecinos
  • Cada vez son más los pisos que se ponen en alquiler, situación que lleva a un desconocimiento generalizado de las personas que habitan la finca. Por ello es fundamental conocer a todos los vecinos.
  • Utiliza temporizadores de luz
  • Al igual que el edificio sigue en pleno rendimiento durante los periodos vacacionales, su vivienda debe dar la impresión de estar habitada. Para ello, se aconseja utilizar temporizadores de luz como señales aparentes de que el piso está ocupado. Las ventanas deben estar cerradas y las persianas no bajadas en su totalidad, pues puede dar pistas al delincuente sobre actividad en el interior de la vivienda.
  • Pide a un vecino que recoja tu correo
  • Pida a un vecino o al portero o conserje de la finca que recoja, en su ausencia, el correo postal para aparentar que la vivienda está habitada.
  • Tome referencias de su conserje
  • En urbanizaciones de reciente creación, como son las que se encuentran en el extrarradio de las ciudades, tome referencias del conserje o vigilante 24 horas. Así lo recomiendan desde el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid. También de los operarios que, aprovechando el trasiego de personas, se hacen pasar por empleados de empresas de mudanza para obtener información de las comunidades.
  • Ojo con los ruidos
  • Las comunidades de propietarios que tengan en sus bajos entidades financieras o locales de artículos de lujo deben estar vigilantes a posibles ruidos extraños (taladro o pico), pues uno de los métodos más utilizados por los ladrones es el butrón, realizado a través de los cuartos de limpieza o contadores y salas de calderas del edificio. Estas técnicas también se pueden emplear en viviendas particulares. Los fines de semana, puentes y en horario no comercial es cuando más actúan este tipo de cacos.
  • Protege tus ventanas
  • Si reside en un piso bajo, primero o ático extreme la seguridad poniendo verjas o rejas en sus ventanas y puertas, pues son las viviendas a las que primero acceden los ladrones por resultarles más fácil la escapatoria.
  • Atención a los «escaladores»
  • En caso de obras en el edificio, hay que tener en cuentas dos aspectos importantes: si se arregla la fachada utilizando para ello andamios, la comunidad debe tener en cuenta que estos pueden servir de acceso a los delincuentes, por lo que se aconseja poner alarmas o vigilancia. No hay que olvidar que el método del escalo es uno de los más empleados por los «amigos de lo ajeno». Asimismo, es recomendable que cualquier operario que acceda a la finca esté acompañado por un responsable de la comunidad.
  • Haz inventario y fotografías de tus bienes
  • Realice un inventario descriptivo y fotográfico de todos los objetos de valor o joyas así como de los electrodomésticos -incluye número de serie de fabricación-, para en caso de robo facilitar la mayor información a la Policía.
  • Ante la duda, llama siempre a la Policía
  • La colaboración de los miembros de la comunidad es fundamental, razón por la cual se aconseja a los vecinos que si ven algo extraño o a personas desconocidas merodeando por la finca den aviso a la Policía, pues aunque se trate de una falsa alarma puede ser una pista fiable.
  • Se discreto y no divulgues tus planes
  • No divulgue a personas ajenas a su confianza los planes de sus vacaciones; tampoco a través de las redes sociales. Es muy importante vigilar los perfiles que los hijos tienen en dichas redes, pues en ocasiones cuelgan fotos que aportan datos del estatus de sus padres e incluso hacen comentarios de que se encuentran solos.
  • Si han entrado en su vivienda, no toques nada
  • Si con todo, encuentra la puerta abierta o una ventana de su vivienda rota nunca acceda a la misma. Acuda al piso de un vecino y llame desde allí a la Policía. No toque nada hasta su llegada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído