Así lo afirman mandos policiales

España tuvo en 2015 tres amenazas reales de atentado yihadista

Los expertos consideran que los autores buscan más la publicidad que las víctimas que puedan causar

Mandos de la Policía y de la Guardia Civil han coincidido en un curso de verano de la Universidad Complutense en El Escorial (Madrid) en que la amenaza del terrorismo yihadista está «totalmente descompuesta» y va más allá del terrorista, incidiendo en la importancia de la prevención. Además, han ofrecido datos como que 2015 se cerró con tres amenazas reales de atentado, de un total de 27 operaciones contra grupos vinculados a esta tipología de terrorismo.

Son datos de todos los cuerpos de seguridad del Estado ofrecidos en el curso ‘Terrorismo internacional: análisis de la radicalización y estrategias para la prevención’ en el que han participado, entre otros, el jefe de la Unidad de Terrorismo Internacional de la Guardia Civil, Francisco José Vázquez, y el inspector jefe de la Policía adscrito a la Comisaría General de la Información Jesús Pedrazo.

Durante 2015, ha explicado Vázquez, la mayoría de las operaciones se concentraron en Cataluña (16) y Madrid (6). Este mando de la Guardia Civil ha ofrecido otros datos como que, de las 27 operaciones de 2015, el 45% estuvieron vinculadas a personas que operaban por Internet, el 37% con redes de envío y el 7% con retornados o combatientes.

La mesa redonda ha servido para deslizar alguna autocrítica que ha incluido a los medios de comunicación. «Lo que buscan es la publicidad de los medios de comunicación, lo de menos es la víctima, cuenta que dé la vuelta al mundo», ha indicado Pedrazo.

«La amenaza está totalmente descompuesta», ha continuado este último, «no es sólo la del terrorista». En este sentido, ha incidido en el perfil del yihadista y en la importancia que tiene para la Policía que los actores que forman parte del entorno de los radicales participen en la prevención del riesgo. «Es gente que no es previsible para la Policía, pero sí para su familia, amigos, vecinos, educadores o compañeros de trabajo», ha comentado Pedrazo sobre la colaboración ciudadana.

Este inspector jefe ha explicado que el trabajo de la Policía Judicial es en una primera fase de «policía comunitaria» y que su cometido es «descubrir los garbanzos negros que contaminan al resto». «Es aterrador», ha dicho sobre el uso de chat y otras plataformas en Internet donde se captan a niñas menores de edad que se convierten luego en «auténticas víctimas».

RADICALIZACIÓN

«Contra esos motores de radicalización es contra quienes estamos actuando», ha detallado Pedrazo, que ha añadido que se sirven, con ayuda de Internet, de instrumentos «bastantes quirúrgicos contra esos terroristas de la no-pistola», como ha calificado a los ‘autores intelectuales’ que incitan a actuar a los ‘lobos solitarios’.

Dicho esto, este inspector jefe ha dejado claro que hay un momento en el que la amenaza se convierte real y ahí intervienen directamente como Policía Judicial: «Cuando se trata de la seguridad, no negociamos. Utilizamos el peso de nuestra autoridad». Su objetivo, ha recordado, es aportar datos en coordinación con los fiscales y los jueces.

El curso ‘Terrorismo internacional: Análisis de la radicalización y estrategias para la prevención’, organizado por la Fundación Víctimas del Terrorismo y Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, ha contado este miércoles con expertos en la materia como los profesores Luis de la Corte o Manuel R. Torres; el doctor y miembro de los Mossos d’Esquadra Mario Toboso; la investigadora del Real Instituto Elcano Carola García Calvo o el director del Departamento de Análisis del Terrorismo del Instituto de Seguridad Global, José María Gil Garre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído